Buscar
08:02h. Sábado, 25 de Noviembre de 2017

CRISIS ECONÓMICA EN GRECIA

La verdadera tragedia griega de la Zona Euro

Claves para entender la crisis económica griega; un escenario político y económico caracterizado por la inestabilidad de las instituciones, la incertidumbre de los ciudadanos y el temor de la Eurozona.

El 30 de junio fue el plazo fatal para que Grecia pagara su deuda al Fondo Monetario Internacional.
El 30 de junio fue el plazo fatal para que Grecia pagara su deuda al Fondo Monetario Internacional.

Grecia ha sido el país europeo más afectado por las crisis económicas que se han venido sucediendo desde la recesión sub-prime originada en Estados Unidos en 2008, y que posteriormente se extendió a todo el mundo, comprometiendo a la mayoría de los mercados de las naciones más desarrolladas del orbe. A siete años del inicio de este funesto período para la estabilidad financiera de la Unión Europea, Grecia podría convertirse en el primer miembro de esta comunidad, en verse obligado a abandonarla ante el inminente riesgo de un nuevo default de su deuda soberana.
Camilo Cornejo
Camilo Cornejo, docente Unab.
 
 
Antecedentes de una crisis
 
Los orígenes de la crisis suscitada en el país helénico, se remontan al año 2001, cuando durante la administración del primer ministro Costas Simitis, Grecia entregó cifras tergiversadas respecto al déficit económico que experimentaba el país, derivado de un excesivo gasto público, con el fin de poder ser aceptado como un miembro más en la Zona Euro. Con el paso del tiempo, la insolvencia fiscal empeoró, trayendo como resultado que en 2009 el erario de la nación acumulara una deuda que ascendía a 300 mil millones de euros. En ese entonces, el gobierno griego presentó un informe a Bruselas, (una de las sedes del Parlamento Europeo), cuyos datos oficiales daban cuenta de una deuda soberana equivalente al 3,7% de su Producto Interno Bruto (PIB), muy lejos de la real, que consistía en un 15,4% del PIB. Ante la imposibilidad de cubrir su deuda, el gobierno conservador de Kostas Karamanlis falsificó datos macroeconómicos de la contabilidad nacional, a través del uso de derivados financieros complejos, emitiendo deuda en divisas distintas al euro, como el yen entre otras, aprovechando el vacío legal que no impone como obligatoriedad informar al Consejo de la Unión Europea de tales operaciones financieras. Esto provocó la pérdida de confianza hacia Grecia en todos los mercados y que las agencias clasificadoras de riesgo crediticio bajaran la calificación del bono griego, lo que aumentó de inmediato su deuda en un 8%. La Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat), certificó en febrero de 2010, que las cifras de los agregados económicos de Grecia habían sido manipuladas sistemáticamente durante varios años y sentencia que, dado el bajo crecimiento de su economía, su déficit presupuestario y su elevado nivel de endeudamiento, es muy difícil que Atenas pueda afrontar el pago de intereses a corto plazo. Al conocerse todos estos antecedentes, los mercados esperaron una reacción más enérgica de parte de la Unión Europea, la que sólo convocó a una cumbre extraordinaria de jefes de Estado, tras la cual se anunció la elaboración de un plan para hacer frente a los compromisos financieros del país mediterráneo, pero sin aportar mayores detalles respecto a su alcance. La reacción ante tan difusa medida fue un aumento del spread entre los valores de renta fija alemanes y los bonos griegos, al punto de que Grecia no pudo continuar financiándose en los mercados y sus bonos bajaron de categoría hasta transformarse en bonos chatarra (BBB-). Por tanto, el país entra en quiebra, lo que obliga al gobierno de Yorgos Papandreu a impulsar un plan de recuperación económica, adoptando drásticas medidas de austeridad con el objetivo de tener las garantías necesarias para solicitar un "rescate" internacional, el cual fue aprobado en mayo de 2010, por 110 mil millones de euros en tres años. Las tres fuentes que aportan el financiamiento para solventar el plan de recuperación de la economía griega son la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE). Estas tres entidades internacionales pasan a ser conocidas posteriormente, como la "troika". Entre las medidas implementadas dentro del plan de reactivación económica se encuentran: la reducción del gasto corriente y de consumo gubernamentales, la reducción de la contratación de funcionarios, la subida de los tipos del IVA, contribución del 1% a las personas con una renta superior a 100 mil euros, la introducción del impuesto a los automóviles de lujo, entre otras. Estas medidas empeoran aún más la crisis económica de la nación europea, pues reducen la inversión, crean inestabilidad política, aumentan el desempleo e incrementan el endeudamiento.
El dinero de ese primer rescate ha sido destinado en un 11% a financiar actividades del gobierno, el 16%, a pago de intereses de la deuda y el restante 73% ha ido a parar a manos de bancos y fondos privados de inversión, que son acreedores de Grecia. Ello explica el escaso beneficio que ha aportado a la ciudadanía este plan de rescate.
 
grecia-acreedores
Datos del Banco de Grecia, indican que el 60% de los acreedores, corresponden a países de la Eurozona.
 
Las razones que explican el escenario actual en palabras de un experto
 
Las razones son múltiples, de acuerdo a lo expuesto por el profesor de finanzas de la Universidad Andrés Bello sede Concepción, Camilo Cornejo, quien agrega que el factor principal es el sobre endeudamiento del país, lo cual determinó que  no pudiese cumplir con los pagos a sus acreedores, pues su deuda equivale al 150% de su PIB. Lo anterior generó, que la calificación de la deuda soberana de Grecia, por parte de los estándares internacionales fuese la más baja, y por tanto, la más riesgosa (bonos chatarra), lo que llevó a la disminución de oportunidades de obtener fondos para el pago de sus deudas adquiridas, señaló. 
Con respecto a las medidas adoptadas por el gobierno de Grecia para hacer frente a esta nueva crisis, el docente señala que la actual administración de Alexis Tsipras, ha solicitado a la UE y al FMI fondos de rescate, los cuales no han dado el efecto esperado, sumado al continuo y constante endeudamiento asociado al país. Están cubriendo deuda con deuda, explica Cornejo, lo cual generará más incertidumbre en los mercados. Una acción financiera concreta impulsada por el gobierno es el "corralito", el cual restringe las transacciones a nivel local e impide el flujo de capitales al exterior del país (efecto de disminución de inversión), para no vaciar las arcas de los bancos de créditos e inversión, y evitar el efecto estrés monetario, en el cual la gente retira todo su dinero. El impacto sobre el ciudadano es evidente, restringiendo sus libertades del uso del dinero, pero es por un bien común, lo que lleva a aplicar la teoría de juegos cooperativos, en simples palabras "se pierde a nivel individual pero se maximiza el valor conjunto, lo que determina estabilidad", indicó el experto.
crisis-grecia
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, convocó a un plebiscito el 5 de julio, como una forma de paliar el descontento social que se estaba apoderando del país.
 
 
¿Cuáles serán los principales efectos en la economía mundial y en nuestro país?
 
Los efectos de la crisis de Grecia a nivel mundial y local se asocian principalmente al BCE (Banco Central Europeo) y prestamistas franceses y alemanes, sumado a la inestabilidad de los mercados bursátiles de la zona euro, afirma el entrevistado, debido a la condición de incertidumbre del país. Producto del impacto en los mercados de la zona euro, y la apreciación del dólar, se han frenado los paquetes de ayuda, debido a las posibilidades de "no pago", es decir, el riesgo de pérdida asociada a los paquetes de rescate entregados, lo cual dará más inestabilidad a la comunidad europea, agrega el académico.
En cuanto a nuestro país frente a la crisis, Cornejo señala que existen efectos sobre las exportaciones asociadas, debido a los TLC firmados con la UE. Además, agrega, consideremos que existe una apreciación del dólar a nivel mundial, lo que determina un incremento en el valor de las importaciones (hidrocarburos, tecnología, etc.), sumada a la correlación negativa de la divisa con el cobre, lo cual nos afecta directamente. A nivel mundial se vive una recesión, y el país ha recortado su inversión local, disminuyendo su gasto público, tomando una postura de protección, tanto por la crisis que vive la zona euro, como por la reducción del crecimiento de China y por las condiciones actuales del país en materias políticas-económica (reformas, movilizaciones, etc.). En el largo plazo debe estabilizarse la economía mundial, disminuyendo su crecimiento, tal como se ha planteado, pero se ve un agotamiento de las políticas impuestas en la zona euro (austeridad en el gasto), por tanto, debe existir una unión entre la toma de decisiones del eurogrupo con los países que la componen, punto de quiebre de Grecia y la UE, concluyó el especialista en finanzas. DCC