Buscar
01:45h. Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Precio del Cobre: El sueldo de Chile y sus ajustadas proyecciones para el 2016

En el contexto de un complejo escenario económico que se avecina para el próximo año, las proyecciones más optimistas respecto al precio que tendrá el metal rojo durante el 2016, afirman que éste no superaría los 2,50 dólares la libra, cifra muy por debajo del pronóstico que lo fijó en 3 USD/lb. Esta situación podría traer como consecuencia la suspensión de los aportes de la cuprífera al Fisco, lo que deja entrever la drástica política de recorte que se implementará próximamente

 

Camilo Cornejo

Por Camilo Cornejo Orellana (Máster en Finanzas y Académico de la Universidad Andrés Bello)

El Cobre es, desde el ocaso del auge de la industria salitrera, la exportación insignia de Chile, siendo el commodity con una mayor presencia en nuestras exportaciones. Además, es uno de los pilares fundamentales de la economía chilena, debido a que parte de sus ingresos recaudados por el Estado, van directamente a las arcas fiscales, desde donde se destinan al presupuesto nacional y a inversión pública, todo lo cual está en directa correlación con el desarrollo social del país. Durante los últimos años, el precio del metal rojo ha tenido fluctuaciones con tendencia a la baja en su precio (el 31 de agosto a 2,33 USD/lb). Los motivos principales del decrecimiento en su valor son la estabilización y fortalecimiento de la economía de Estados Unidos (dólar se comporta de forma inversa con el cobre), cambios en tendencias productivas, disminución de la demanda y proyecciones de ésta (decrecimiento de la economía China), los incrementos en los costos de extracción del metal, entre otros. Los efectos directos sobre el país son disminución en los proyectos estructurales, déficit fiscal (se coloca en duda el aporte al fisco si el precio baja de 2,3 USD/lb), impacto en la economía local y regional (eliminación de puestos de trabajos directos e indirectos) y efectos en la macroeconomía, debido al efecto de contracción económica (asociado a una menor cantidad de proyectos relacionados con la minería) y el efecto psicológico (inestabilidad generada por presión de la condición futura del país). Todo esto, asociado a una inestabilidad política y económica generalizada. Por tanto, el cobre sÍ es un eje fundamental en la economía, y su condición actual, no genera una proyección de crecimiento y de solidez. ¿Solución?,  en el corto plazo no existe,  se deben tomar medidas como recorte de presupuestos en gastos excesivos e incentivar la economía interna, buscar solidez en la industrialización, fomentando la demanda interna, con el fin de generar una proyección de estabilidad.