Buscar
11:29h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

JORGE "YOGUI" ALVARADO, VOZ LÍDER DE EMOCIONES CLANDESTINAS

Nuestros dirigentes y el poder económico no quieren que volvamos a ser una sociedad pensante a través del arte

Jorge Yogui Alvarado

Figura icónica de la música penquista, artista inquieto e innovador, luchador inclaudicable por los derechos de los músicos nacionales y regionales, una de las pocas leyendas vivientes que se han sabido granjear el respeto y la admiración de sus pares en vida, prestigio que convocó la organización de un memorable tributo a su trayectoria en 1998. Su discurso cáustico y rabioso se mantiene más vigente que nunca y conserva el verdadero espíritu transgresor y contestatario, del cual el rock and roll, tras décadas de permanencia, se ha ido despojando en favor de la estandarización mercantil que padece la industria discográfica contemporánea

Hablar de Jorge "Yogui" Alvarado y su banda Emociones Clandestinas - su más importante y trascendental legado a la historia de la música nacional de la era posmoderna -, es referirse a un período épico del rock chileno, en el que los músicos debieron crearse espacios para difundir sus respectivas propuestas, en medio de un clima de confrontación y temor. Los allanamientos y la represión política en dictadura, eran pan de cada día y toda expresión artística se encontraba bajo la atenta mirada de los organismos de inteligencia estatal. El estricto control y vigilancia que pesaba sobre el arte en general y la música en particular, pretendía acallar toda denuncia hecha desde el ámbito de la creación, que alertara a la opinión pública sobre los abusos y sistemáticas violaciones a los derechos humanos que estaban sufriendo quienes pensaban en forma disidente. Desde una óptica totalitaria, dejar que el arte y sobretodo la música rock se desarrollaran libremente, constituía una apuesta riesgosa, al conllevar éstos en su naturaleza inherente, el germen de la subversión frente a toda forma de injusticia social, tortura y despotismo político. En ese entorno, nace en Concepción a mediados de los '80, una singular banda, pionera en lo relativo al establecimiento de un nuevo sonido dentro de la escena nacional. En muchos aspectos, fueron unos adelantados, transgresores, vanguardistas e incomprendidos. Su disco debut "Abajo en la Costanera", constituye una pieza de colección y un clásico dentro de la producción discográfica chilena. El principal single extraído de aquel álbum, "Un nuevo estilo de baile", es una canción paradigmática y única, que aún a tres décadas de su irrupción en la programación de las principales emisoras del país, sigue sorprendiendo por su inigualable estructura, su inusual cadencia y su particular secuencia de acordes. Un estribillo pegajoso y un mensaje mucho menos naif de lo que se aprecia a priori, es el que se oculta dentro de este engañoso one hit wonder, pues la historia de Emociones Clandestinas, su líder y su música no se reducen tan sólo a los aciertos de esta canción.

En una de sus fugaces visitas a la ciudad, diario ConCiencia aprovechó la presencia de esta celebridad, para realizar esta entrevista y consultarle acerca de sus actuales proyectos, que incluyen una serie de televisión, un nuevo disco de Emociones pronto a ser lanzado y recordar un poco de historia también.

Yogui

¿Cómo estás Yogui? Después de tanto tiempo nuevamente de vuelta en tu tierra, Concepción

¡Bien!, porque estos últimos cinco años han sido bastante intensos, con harto trabajo musical, con hartos logros también en lo musical. No solamente con Emociones (Clandestinas), sino que con todos los proyectos en los cuales he estado involucrado. Los mios propios, como proyecto MAL, junto a Pancho Molina y el Seba Larrea, Falla Eléctrica, un proyecto personal de música electrónica, Cosmophonic, otro proyecto personal de música incidental, también haber compuesto la música para el cortometraje "Deshabitado" de la compañía creativa República Portátil, haber estado como productor del último disco de la banda Kayros, titulado "Hombre de Piedra", el cual en toda Europa y Norteamérica está siendo alabado por su nivel de composición y su nivel de producción. Todo este conjunto de cosas gratifican a la hora de hacer el resumen y dan energías para seguir adelante. Ahora, estar de visita aquí en Concepción, viendo a la familia y a los amigos también nutre..., ¡Claramente sí! Por lo tanto, puedo decir que me encuentro en buen pie.

Después de cinco años yendo y viniendo... ¿Cuál es tu percepción de nuestra ciudad y su ambiente, específicamente en lo musical, en relación a lo que fue la época de los '80 y todo el trabajo desarrollado junto a Emociones Clandestinas?

Hay sentimientos encontrados. Veo que hay una gran actividad a nivel musical desde el punto de vista del quehacer de las bandas y desde el punto de vista de la producción y propuestas de estas bandas también. Un claro reflejo de este intenso quehacer musical, fue la votación a nivel nacional que se hizo a través del programa "Doctor Rock and Roll" de radio Futuro, donde cinco discos de cinco bandas diferentes, cada uno en su estilo, fueron escogidos como los mejores trabajos discográficos del año 2016 de música chilena... ¡Cinco trabajos! Estamos hablando del disco de Pegotes en el área punk, Black Circle, en el grunge, Kayros en el stoner, Los Insolentes y Los Muertos en el rock de raíz. Son cinco categorías diferentes que fueron lideradas por bandas de Concepción. Absolutamente nada menor. Sin embargo, me encuentro con que aún siguen faltando espacios para que exista una real escena de música local...

Un mal endémico quizás...

¡Exactamente! Tenemos por otro lado, de manera institucionalizada, lo que es REC - Rock en Concepción -, del cual yo me descolgué de su segunda versión, pues consideré que todos los principios básicos por los cuales fue creado este concierto se trastocaron. El festival se transformó en un producto de una marca y una productora santiaguina, a la cual se le permitió todo con platas regionales y con platas estatales. Su significación como plataforma para el desarrollo de la música penquista quedó totalmente en el patio trasero. Y aún más, se le faltó el respeto a todos los músicos locales y, peor aún, los músicos locales dejaron que se les faltara el respeto. Son bandas que tocaron sin prueba de sonido, en un tiempo corto para mostrar su propuesta. Y fueron maltratados, cosas por las que yo siempre he estado peleando, no solamente por mí, sino que por los músicos chilenos. Y ver que en esa lucha te dejen solo tus propios colegas de las nuevas generaciones de bandas, te desanima bastante ¡No sé! Es un sentimiento bastante fuerte. Y lo otro, es el discurso institucional. Agarrarse de este eslogan de que somos la cuna del rock, la capital del rock y como músico te falten el respeto, ya es algo inaceptable. Por otro lado, si queremos ser la cuna del rock o la cuna de la música, no puede ser que Carabineros de Chile ande tomando detenidos a los músicos callejeros y se les confisquen sus instrumentos y que tengan que pagar 2 UTM para rescatarlos. Luego se les pase un parte y queden fichados y prohibidos de poder desarrollar su música en las calles. Si queremos tener una ciudad que realmente sea la cuna de la música, debemos tener música y arte en las calles todo el día y todos los días, en cada rincón, en cada parque, en cada plazoleta, en cada plaza de esta ciudad. El resto es solamente politiquería y colgarse políticamente de un trabajo que hemos hecho músicos desde la dictadura y de mucho antes. Porque el rock de Concepción no nació en los '80 con Emociones Clandestinas, nació en los '60 con muchas bandas de aquella época. El grupo Araña, el mismo Rolando Cabrera, con todas las bandas de los '70 como Test de Vidrio, Torrente Turbulento de Lebu, y un largo etcétera. Los mismos jazzistas, todo el movimiento del jazz de los '50 y '60. Pero así y todo, a través de tantas décadas, el arte aún no se ve reflejado en las calles, no se ve reflejado en un barrio musical, en un sector donde esté lleno de locales para que las bandas hagan su circuito. No están las facilidades tampoco para que las bandas de una forma u otra, ocupen los espacios públicos y hagan sus festivales. Veo que hay un par de organizaciones como el MIC (Red de Músicos Independientes de Concepción) y el MUBB (Músicos del Biobío), tratando de crear aglutinaciones de músicos. Ellos tienen su quehacer y gestionan sus propios proyectos, pero a fin de cuentas igual tienen que estar postulando a estos famosos Fondart y platas estatales para poder desarrollarlos. Desde ese punto de vista, me parece bien que se haga, pero personalmente estoy bastante en contra de que haya que esperar a que te caigan unas lucas desde el gobierno de turno para que puedas crear tu obra. El arte es inmediato ¡Es aquí y ahora!, Imagínate lo que significa posponer tu obra por falta de recursos y desarrollarla posteriormente cuando ese dinero te llegue. Eso es lo que sucede en muchos ámbitos artísticos de nuestro país como la pintura, la fotografía o el cine. No creo que un pintor pueda esperar un año reteniendo las ideas de sus imágenes y sus pinturas, para poder volverse a meter a su taller tras ese período de tiempo. Lo mismo sucede con la música..., ¡Repito! ¡Es aquí y ahora! El arte es instantáneo para que sea un arte realmente consistente. Si no, es un arte institucionalizado y sin discurso. Y el arte tiene que tener discurso.

Yogui3

En ese sentido, el rock y por extensión la música en general, en estos momentos debe constituirse en una instancia más reaccionaria que nunca frente a lo que desde la institucionalidad se está tratando de hacer...

¡Claramente! Sobre todo el rock and roll. Por algo el rock and roll ha tenido tantas etapas a través de su historia. El punk rock no le pidió permiso a nadie e irrumpió. El rock propiamente tal, cuando nace en los años '50, se debe recordar que vino del blues. O sea, estamos hablando de vida, de calle, de sufrimiento, de historias humanas y de historia territorial. No podemos esperar a tener grandes canciones y grandes discos, si los tenemos que hacer con platas fiscales. Y el rock and roll a nivel mundial veo que ha perdido esa vehemencia, ese aullido y esa visceralidad, que hizo grande al movimiento y grandes a tremendos músicos que son parte de la historia, y cuya música y poesía se estudian en las universidades y que han marcado y van a marcar por siglos lo que fue esto: Animalidad, espontaneidad y brutalidad ¡Eso es el rock and roll!

Jorge, ¿Consideras que la ley del 20% es suficiente? ¿Qué falta por hacer en cuanto a leyes que promuevan el talento nacional?

¡No, eso es un chiste! Es un chiste por varios lados. Primero, un 20% para lo que es la población chilena es la nada misma. En Francia se está peleando por un 60%. Mientras en Chile estamos peleando por un 20%, ellos ya estaban en un 60%. O sea, el 45% ó 50% ellos ya lo tienen ganado desde hace muchos años. México creo que tiene un 50%. Brasil, Argentina, en fin, todos tienen un porcentaje no menor. Nosotros recién ahora estamos peleando por un 20%, lo que es un chiste. Además, todos sabemos la contra campaña realizada por la Archi con respecto al 20%. Todos los establecimientos públicos y privados que emiten y lucran con la música, donde se incluyen a las discoteques, los bares, radioemisoras, supermercados, cines y una infinidad de locales que ocupan la música para atraer público y obtener lucro a través de esta música, es enorme y no tienen la cultura de pagar, porque llegan los fiscalizadores de la SCD (Sociedad Chilena del Derecho de Autor) y los echan a patadas. Hay muchas historias a nivel nacional donde a patadas, con palos, con garrotes y con guardias, han sacado a los fiscalizadores. Es algo parecido a estos alegatos de los taxistas porque ahora se les metió Uber..."aquí están trabajando desde la ilegalidad" ¡Bueno! Aquí también está trabajando desde la ilegalidad todo establecimiento público o privado que esté usando tu música para obtener lucro indirectamente a través de ella. Los músicos tienen que saber que cada vez que van a tocar a un local y sobre todo a cualquier festival, el productor o el dueño del local, o el organizador del festival, tienen que firmar una planilla con toda tu música y luego, ellos pagar los derechos a la SCD. De esa forma le llegan al artista sus remuneraciones por concepto de derechos autorales. Acá si tú le pides que te firmen la planilla te dicen: "¡Qué te pasa weón! Si esa weá no la hace nadie". Ahora, prácticamente las bandas tienen que pagar para tocar en Santiago. Tanto es así que en el "Bar de René" en Santiago, el músico es el que tiene que pagarse su 20% por derecho autoral. Es decir, yo me tengo que pagar, cuando debiera ser al revés, pues son ellos los que están lucrando con mi presencia. Su local se va a llenar y va a llevar público gracias a mi trabajo. Se van a vaciar las botellas de la barra vendiendo copete, porque yo le llené el local. Y sin embargo, te descuentan el backline. En ese local ("Bar del René"), te descuentan hasta tu propio 20% que te debieran pagar. No te dan el catering, no te quieren pagar pasajes si eres de provincia .... Sin embargo, cualquier local pequeño de provincia, el que sea, si quiere traer una banda desde Santiago tiene que pagarles todo como si fueran megaestrellas. Existe una disparidad y una falta de respeto gigante en nuestro país...

Una verdadera mafia centralista...

Una verdadera mafia pero con todas sus letras en gigantografía y con luces de neón y lamentablemente hay que estar conviviendo con eso todo el día y todos los días. Y los músicos de provincia somos los más afectados. Es un desgaste enorme, ya que cuesta mucho más tocar que componer canciones.

Yogui4

Jorge... ¿Hay algún proyecto en especial que te convoque acá en la región, que te haga sumarte a alguna iniciativa?

Sí hay varios. Por ejemplo es una pena gigante que los chicos organizadores del festival Mapu que se iba a realizar en el lago Lleu Lleu - este año en su segunda versión, ya que la primera fue realizada en Lebu -, tuvieran que suspender este tremendo evento, inserto y rodeado por todo lo que es la comunidad mapuche, en medio de un entorno hermoso. Se iban a disponer tres escenarios: uno con música electrónica, uno con rock and roll y el otro con cine. Y todo eso se tuvo que suspender, por el conflicto ancestral en el que las comunidades se encuentran imbuidas. Justamente, la idea de este festival era dar a conocer la realidad del pueblo mapuche, la realidad de este conflicto ancestral y dar a conocer todos los maltratos provenientes del terrorismo de Estado hacia nuestros pueblos originarios. Sin embargo, fue la propia comunidad mapuche la que prohibió que nosotros como huincas nos acercáramos. Por lo tanto, uno como artista nacional se siente como la mortadela del sandwich.

En medio de dos frentes de batalla...

En medio de dos frentes de batalla, que es lo que nos sucedió en el gobierno militar cuando íbamos a pedir un local. Si se trataba de una peña, éramos fascistas porque hacíamos rock and roll ..."¡No! ustedes fascistas de mierda qué van a venir a tocar aquí rock and roll", nos decían. Si íbamos a un local más establecido y más pituquito, nos tildaban de comunistas. Ese era el tinte. Volviendo a lo anterior, proyectos de festivales independientes como el caso del festival Mapu - ahora creo que se va a organizar otro que se llama Hybrid y está el Gigante también -, los mismos festivales que hacen los chicos del MIC y ese tipo de organizaciones me interesan mucho. ¡Ese es el camino!..., no hay otro. De hecho, con Nacho Mora, líder de Kayros, estuvimos haciendo OctaFuzz Conce Chile, desde mediados del 2014 y todo el 2015. El 2016 paramos porque nos dedicamos a hacer nuestros respectivos discos. Ahora vamos a evaluar si lo volvemos a retomar. Traíamos bandas de todos lados, traíamos artistas de Concepción. Siempre abría una banda penquista que estuviese un pelo más arriba de los emergentes, con trabajos y con discos que se estuvieran tocando y que además tuvieran una propuesta consistente. Trajimos muchas bandas como Los Bandoleros de Teno, gente de Punta Arenas, etcétera.

¿Dónde se llevaba a cabo ese evento?

Dada la falta de espacios, rescatamos el Sindicato de Carpinteros y Ebanistas. Fuimos a hablar con ellos con tan buena suerte que justamente ese día había un caballero que cuando nos presentamos me dijo... "¡Ah! Tú eres Yogui Alvarado". Me reconoció de aquella época cuando estábamos aquí tocando en Concepción..."¡Sí poh! se acuerda cuando nos encerraban los milicos y nos hacían redadas cuando ustedes tocaban y etcétera". Se acordaba de todo eso y nos dieron la pasada inmediatamente. Y digo que rescatamos el local, porque después empezaron a pedirlo gente del teatro y de la danza. Además, se han hecho otras tocatas. Ganamos ese lugar y a ellos los reinsertamos como un espacio que se puede utilizar y que estaba ahí abandonado. También me acabo de acordar que cuando al Negro Pésimo se le quemó el Rumba, sus primeras fiestas las hizo ahí. Después llegamos nosotros. Todo este verdadero rescate como espacio, lo logramos con Nacho Mora haciendo los OctaFuzz Conce Chile.

Yogui5

Recién acabas de mencionar que una persona perteneciente al Sindicato de Carpinteros y Ebanistas te reconoció y te asoció inmediatamente a Emociones Clandestinas y toda la historia que porta el nombre de la banda, la institución que es, si pudiéramos denominarlo así... ¿Qué sientes tú cuando te ocurren este tipo de cosas, el reconocimiento de la gente a lo que fue tu trabajo? Y un trabajo que quizás no fue del todo comprendido y donde recibieron muchos ataques de todos lados tal vez

Es súper bonito recibir el reconocimiento a esa trayectoria. Reconocimientos reales, de gente de verdad, de carne y hueso, que está ahí, que te ve y te lo dice. En este caso, que el caballero, que ahora debe andar bordeando los setenta y algo de años de edad, me haya reconocido y que me haya dado todas las facilidades para hacer estos festivales que organizamos cada dos meses, es maravilloso, porque abre puertas. No es la primera vez que me sucede. Una vez tuve un pub y bar también, que se llamaba "La Oruga" en el año 1993, que fue muy adelantado a la época, porque teníamos murales, pinturas y bandas en vivo.

En el sector Pedro de Valdivia...

Sí, en el sector Pedro de Valdivia. Ahí tocó Machuca, Profetas y Frenéticos, La Pozze Latina, Anachena, Santos Dumont, Los Tres..., ¡O sea!, una infinidad de bandas. En una de las sesiones, donde  todo estaba bastante tranquilo, llegó carabineros por ruidos molestos. Teníamos varias faltas. Por ejemplo, no se había marcado la patente de alcoholes. Esto quedaba en un cerro y no estaba puesta a la vista. Tampoco estaba pintada a la entrada en la parte de abajo en el muro y más encima, los vecinos habían llamado a carabineros por ruidos molestos. Y llega un teniente nuevo, recién salido de la escuela con sus dos cabos.

Queriendo hacer gala de su autoridad...

¡Claro! quería demostrar todo el poder y yo ahí llorándole la carta. Se acerca y me dice..."Asi es que usted es don Jorge 'Yogui' Alvarado..., porque a usted le dicen 'Yogui' ¿Verdad?". Sí señor, le respondí. "Usted está consciente de todas las infracciones que está cometiendo, más los ruidos ¡Esto es inaceptable!". Ahí me mandó la media luma de teniente recién egresado. Y agrega..."¿Pero sabe qué?..., yo soy fanático de su música. Son muy fan de su música fíjese".

Esa es la contrapartida de la historia...

¡Justamente! La contrapartida de la historia. Lo he vivido muchas veces en la universidad, lo viví cuando era más cabro, lo sigo viviendo ahora cuando me dicen "escucho sú musica" o "tengo su cassette". Y volviendo a la historia, el teniente finaliza la inspección diciendo...,"por esta vez lo dejamos pasar. Yo no he visto nada, no he escuchado nada y me alegro que siga en la ruta. Así es que siga adelante, pero si hay un próximo llamado en el futuro y usted no está en regla, lamentablemente ahí voy a tener que hacer mi pega, pero por el respeto y la admiración que le tengo, nos vemos en una próxima y me alegro que siga adelante".

Eso está para un libro (risas)...

¡Claro! Cosas así me han pasado. Hoy en día, cuando voy en la calle o entro a algún local en Santiago o aquí en Concepción, muchos jóvenes de entre dieciocho a veinticinco años se acercan a saludarme o a que les dé un autógrafo o a sacarse una foto conmigo. Eso también es súper bonito, porque es gente nueva que ha redescubierto el disco, el trabajo y la trayectoria de Emociones y es gente real que esta ahí. No son amigos de facebook; es gente real de carne y hueso, que si me ven en la calle o hasta en la vega, me han saludado. Por lo tanto es muy emotivo y me hace pensar que no me he equivocado tanto en la vida.

Yogui6

Cuéntanos qué está haciendo Emociones Clandestinas... ¿Qué novedades se vienen para toda esta gente que admira tu trabajo?

Este año en junio, "Abajo en la Costanera" cumple treinta años de vigencia. Treinta años de estar ahí, treinta años de estar carcomiendo y horadando cráneos, treinta años en que sigue siendo redescubierto por nuevas generaciones y las antiguas lo siguen escuchando y le siguen dando más valor aún, porque tal cual como tú decías, en su momento fue un disco demasiado adelantado a su época, muy criticado desde ambas veredas. Algunos llegaron a decir que eso no era música y otros, que lo alabaron en su momento, fueron muy pocos. El tiempo le pone los puntos a las íes. En eso estoy muy claro y lo tuve súper claro desde el momento en que salí con el disco recién mezclado del estudio. Cuando llegué a Concepción, se lo mostré a quien era mi señora en esa época, María Teresa, y le dije..., "mira, este es el resultado". Ella lo escuchó completo sin emitir opinión. Cuando terminó "Es esto revolución?", que es el tema que cierra el disco, me dijo..."es demasiado, es demasiado tremendo..., demasiado adelantado. Es un tremendo disco que nadie lo va a entender hoy en día. Nadie lo va a comprar, pero en cincuenta años más esto va a ser una obra de arte. Así va a ser". Y así tal cual ha sucedido (risas).

Ya se está viendo eso...

Efectivamente. Y en junio de este 2017 cumple treinta años. A través de la vida que ha recorrido este disco donde ha sabido madurar, crecer, ser joven y seguir creciendo, ha recibido honores en todas partes del mundo. Más de un tema ha salido en compilados de música punk de todas partes del mundo. También se le hizo un documental a Emociones Clandestinas, dirigido por don Pablo Berthelon, todo un maestro, quien ha ganado premios en diversos festivales de cine. El documental ha sido mostrado en todo Chile y hoy, el mismo Pablo Berthelon se ganó un proyecto para hacer una mini serie de televisión contando la vida del rock and roll de Concepción, a través de mi figura y de lo que fue Emociones Clandestinas. Es re interesante, porque el no estar muerto, no estar debajo de donde se plantan las flores y que me hayan hecho un documental es gratificante. Que me hayan hecho también en vida, sin estar enfermo ni demacrado, un tributo en 1998 con todas las bandas más importantes de Chile junto a todas las bandas de los '90 de Concepción, donde todos ellos reconocieron que se dedicaron a la música inspirados por el "Abajo en la Costanera" y Emociones Clandestinas como referentes. De los chicos de aquella época destaco a Roberto Mora de los Anastazia,  junto a la gente de Chupilca y Pegotes, quienes tuvieron la idea de hacer ese tributo. Eso fue un reconocimiento enorme y es el primer tributo en la historia de la música chilena que se le hace a un músico por sus propios colegas y en vida. Luego vino el documental, ahora viene la serie de televisión, estamos terminando de grabar un disco nuevo, del cual ya hemos lanzado dos singles, los cuales han sido muy bien comentados y recepcionados por la audiencia de Emociones y en general por la audiencia chilena y por los medios especializados..., ¡si es que los hay! (risas). Pero en radios han sido muy bien testeados. Recién a mediados de diciembre pasado, hicimos una mini gira lanzando el nuevo single "En la cima". Y donde fuimos llenamos los locales. Llenamos tres locales en Concepción, llenamos el club "Máscara" de Valparaíso, llenamos el "Bar Loreto" y tuvimos que suspender una tocata en Santiago por motivos personales que me afectaron. Por lo tanto, estamos re contentos.

Yogui7

Y esos proyectos a los cuales te refieres, como el nuevo disco y la serie de televisión ¿Cuándo estarían viendo la luz?

Tenemos proyectado sacar el disco ojalá en abril. En ese mes sería lo ideal. En este trabajo participa como invitado un tremendo músico argentino, pero radicado en New York hace quince años, que es de las grandes ligas, pues es un músico de jazz. Es el Leo Genovese, quien me hizo el regalo personal de tocar piano y órgano hammond en dos temas de este disco. He tocado con él en templos del jazz en Chile como el "Thelonious". Es un músico que ha tocado con Herbie Hancock, Wayne Shorter, Dave Liebman, todos músicos que han tocado con Miles Davis. Él es el gran pianista de jazz del momento. Nos hicimos amigos y siempre que viene a Chile me invita a tocar con él, siendo que no soy un jazzista ¡Soy un punk rocker! Por lo tanto, para mí es un honor que un músico de esa talla venga y me invite a participar de su música y a su vez me regale su talento para este nuevo disco de Emociones. Por lo tanto, se vienen cosas muy buenas y muy potentes.

¿Qué influencias se pueden destacar dentro de este nuevo trabajo musical?

Fíjate que estuvimos alrededor de dos años concentrados ensayando y produciendo música. Nos juntábamos a producir lo que saliera. La idea era que todo fluyera sin ideas preconcebidas, para luego madurarlas en casa. Otras sí salieron inmediatamente, con letra y todo como generalmente acostumbro a hacerlo. En este caso, lo que pretendimos es que fuera un trabajo mucho más colectivo. Y espontáneamente, parece que todos estábamos en la misma frecuencia y nos salió bastante, pero bastante rockero. ¡Muy "sonido Detroit"! Muy influenciado por el glam rock, The Stoogies, MC5. El disco tiene toda esa rabia de los MC5 y de los Stoogies. Es un disco rabioso a cagar. ¡Muy rabioso! Escuchen el single "En la cima". Ese es el tinte sonoro con el que viene este disco completo. Cuando teníamos el set de canciones y cuando lo grabamos, no podíamos creer la nueva bestia que estábamos engendrando. Respecto a eso, le estamos dando el aire nuevo que necesita el rock and roll chileno actualmente. Sin ser egocéntricos, sino que hablo de una realidad, al rock chileno le falta discurso, le falta agresividad. Y no sólo al chileno, sino que a nivel mundial se está padeciendo el mismo síntoma. Argentina, que era una fuente inagotable de música rock, hoy está en una etapa bastante paupérrima. Nosotros como banda, estamos en la parte superior de la sinusoidal con el rock ahí, en los poros y en los huevos también.

Yogui..., ¿Cómo te afectó todo lo que ha sucedido acá en la zona con todo esta catástrofe de los incendios? y ¿Cuál es el rol que deben tener, en este caso los artistas, para levantar el espíritu de la gente?

Yo llegué a Concepción justamente ese miércoles que se desató la tragedia en torno a la ciudad, entiéndase Florida, Tomé, Penco, Lirquén, Hualqui, etcétera.... De hecho, nosotros íbamos a tocar el día jueves en la feria Food Truck, es decir, el patio de comida de la feria de Arte Popular en el parque Bicentenario. Estando en el lugar se suspendió la tocata porque la crisis era máxima y fue el día en que se decretó el Estado de Excepción, que para nosotros fue un "Estado de Decepción" (risas). Sin embargo, la tocata la realizamos tres días después en el mismo lugar. Obviamente que es una pena, impotencia y dolor gigante, lo que me ha tocado vivir junto a todos los que han sufrido con esta historia. No solamente con lo ocurrido ahora que ha sido extremadamente grave. En realidad nunca va a ser menos grave un incendio forestal o que se queme una casa. El punto es lo que se ha comentado por todos lados. Y es que estamos bajo una inconsciencia social absoluta, donde nosotros como ciudadanos no importamos, y lo que se convierte en prioridad, es el cuidado de los intereses de los grandes poderes económicos. Nosotros valemos callampa. Eso es una realidad y aquí ha quedado demostrado más que crudamente, con todos los hechos anteriores que hemos vivido. El arco iris solamente llegó para algunos, que si los contamos son como siete.

Con nombre y apellido...

¡Así es! Eso desmoraliza, pero también hay que pararse, volver y hacer de tripas corazón y preguntarse ¿Qué mierda podemos hacer? Y desde mi vereda qué puedo hacer. Claramente, participar en todo evento de ayuda, de convocatoria, para que el resto de la ciudadanía saque a relucir su lado humanitario. Pero también me parece que se ha farandulizado toda tragedia y catástrofe que nos sucede. Ahí están los medios para darle el toque telenovelesco, a través de la transmisión de pura mierda con el objeto de sensibilizar a los ciudadanos y que todos como país, tanto los afectados directamente e indirectamente, nos tengamos que meter las manos en el bolsillo y nuevamente sacar lo que no tenemos para dártelo a tí porque tú lo perdiste ¿Y qué pasa con nuestros impuestos? ¿No son para eso acaso?¿No hay un fondo de emergencia?¿Por qué nosotros, los propios afectados, tenemos que volver a meter la mano a nuestro bolsillo para sacar ese puto peso que no tenemos e ir a comprar las donaciones para todos los afectados?¿Y el gobierno? ¿Dónde está el Estado?¿Dónde están nuestros impuestos?

Yogui8

Una vez más en un contexto de emergencia este gobierno no pasó de curso...

Y no sólo ahora, sino que siempre. Además nuestros recursos que debieran haber estado para ayudar a quienes sufren una catástrofe de esta magnitud, están puestos en un 75% para solventar los gastos de los grandes poderes para que mantengan sus bosques. Entonces... ¡Corten la hueá! ¡Hasta cuándo! ¿Qué más quieren de nosotros? Nos han robado el país completo, nos han robado la vida. Le han robado el estudio y la preparación académica a cada joven de este país, le han robado el dinero a cada padre de esos jóvenes, nos roban a través de las AFPs y ahora en las Isapres y en todos lados. Y todo hecho en el gobierno militar, a diestra y siniestra. Desde que hubo cambio a esta supuesta democracia, nunca jamás se han derogado ninguna de esas leyes, nunca jamás este puto sistema neoliberal ha sido socialista... ¿Y estamos gobernados por socialistas? ¡Váyanse a la conchadesumadre! ¡Sí! ¡Váyanse todos juntos a la conchadesumadre, pero donde esté lleno de cocodrilos hambrientos! Por otro lado nosotros, una vez más, estamos siendo usados y abusados, porque es el gobierno el que tiene que gestionar la ayuda humanitaria, no pedírselo a los propios damnificados que nos ayudemos unos con otros. Es como si dijeran: "¡Dejémoslos no más. Total, esta gente se las arreglan entre ellos, así es que no hueís más!". Por ejemplo, ¿cuánto tiempo ha pasado desde el 27/F? y todavía las calles y la reconstrucción no está terminada ¿En cuántas ciudades la reconstrucción no está terminada? Pero sí los hueones se gastaron miles y miles de millones de dólares en hacer bloques de cemento en cada playa diciendo que no se podía construir en el borde costero ¡Pico! Ahora están construyendo hasta rascacielos en el borde costero ¡Ojo! No es que yo no sea humano, sino que lo que quiero decir es de dónde mierda saco diez lucas para comprar la ayuda que otros necesitan, si yo ni siquiera las tengo. Soy músico y soy artista independiente, que desarrollo mi labor desde la carencia y el veto.

Chile ante las catástrofes, se revela como un país reactivo más que preventivo, que no está preparado para minimizar los efectos de tragedias de la envergadura de sismos, tsunamis, aluviones o estos megaincendios...

¡Claro¡ hay que estar preparados. Lo que debemos hacer como ciudadanía es ponerle un pare a esta cosa. Tenemos que exigir nuestros derechos. Acostumbrémosnos a exigir nuestros derechos. Justamente por eso es que no hay arte, porque el arte hace pensar y aglutina a la gente en torno a una idea o corriente de pensamiento. Y eso es lo que no quiere este gobierno; que aprendamos a aglutinarnos en torno a una idea y defendamos nuestros derechos civiles. Por eso, cuando va un fiscalizador de la SCD a todos estos locales públicos y privados a cobrar los derechos de un músico, lo echan a patadas, porque según ellos no corresponde a un derecho.

Para el final, algo que ya se ha transformado en un clásico dentro de este ciclo de entrevistas y que consiste en que envíes un mensaje o lo que quieras decir a nuestros lectores de Diario ConCiencia

Lo que comentaba al inicio de esta entrevista. No tenemos más cultura general y no tenemos más arte en este país, no porque no se esté generando, sino porque nuestras autoridades así lo han querido. El arte es combativo y lo que menos quieren nuestros gobernantes es que haya combate, que haya consciencia en la población, que haya sentido de discusión, que haya diversidad de miradas, libertad de pensamiento y expresión. Por lo tanto, institucionalizar el arte a través de proyectos Fondart es una manera de fiscalizar y acallar los verdaderos aullidos que debe tener una obra. Por lo tanto, como audiencia y lectores de este medio, lo que les pido es que busquen, porque la música y el arte en general, existen en Chile. Lo que no quieren nuestros gobernantes y el poder económico es que nuestra sociedad vuelva a ser una sociedad pensante y proactiva. No hay que dejarse engañar. Hay que ser aguja. Hay que escarbar en este pajar, porque hay más de una aguja que encontrar. Por otro lado, no podemos pretender ir con el eslogan de que "somos la cuna del rock", cuando se está usando más como una consigna para beneficios políticos de nuestros gobiernos regionales y de grupos y poderes económicos que vienen comandados desde Santiago. El día en que haya música libre y espontánea en cada calle y en cada rincón de esta ciudad, sólo entonces podremos hablar de una urbe que es cuna musical, cuna del arte, cuna de expresión y donde va a haber una audiencia que libremente va a decidir a qué bandas o músicos va a seguir, escuchar y a hacerlos propios. Ahi podremos llenarnos la boca e hincharnos el pecho de que sí somos la cuna del rock. Por ahora, los músicos que estamos cumpliendo con nuestra parte, somos el rock que mece la cuna. DCC

Yogui9

Escuchar single "En la cima" (Emociones Clandestinas) https://youtu.be/T6JNVss9bS0