Buscar
10:43h. Domingo, 22 de Octubre de 2017

Ruta bohemia, popular y tradicional pencopolitana

Por Carlos Flores Adriazola

Operador Turístico

Carlos_Flores


 

 

 

Primera patita: Especial dieciochero por distintos bares, cantinas, restaurantes y picadas. Para intrépidos intemperantes, golosos sibaritas y festivos extranjeros empedernidos, adictos al folklore, al vino y la comida tradicional que visiten nuestra zona. Ya sea por trabajo, vacaciones o cruceros, aquí va esta ruta hecha a su medida para celebrar un dieciocho inolvidable.

Empezamos este viaje en el centro de Concepción, donde aún penan los clásicos El Castillo con sus variopintos personajes y el popular Nuria, donde se dice, nació el "terremoto”, trago top nacional.

Aula Cero o Bar de la Tita: Comenzamos con este mítico y legendario bar enclavado en la populosa Agüita de la Perdiz frente a la Universidad de Concepción, caracterizado por su marcado acento universitario. Este lugar, ha recibido por generaciones a la crema de noveles lumbreras, de futuros profesionales pertenecientes a la casa de estudios superiores penquista y de otros centros de estudio de la zona también. A artistas populares, intelectuales, teóricos revolucionarios, rebeldes de praxis y acción directa anti-sistema neoliberal, y a bohemios, tanto chilenos como extranjeros de todo el orbe, que van en busca de la magia de un buen navegado, con un potente vino de la casa, chelas, empanadas y sopaipillas. De hecho, yo nunca he comido mejores prietas que ahí. Según la señora Tita (Q.E.P.D), procedían de Palomares. Es un recinto que no ha cesado de ser una peña permanente de la revolución en democracia, que promulgaba la Unidad Popular, ideas con las cuales estaba comprometida la señora Audita del Carmen Salazar, más conocida como la señora Tita, comunista practicante. Posters de aquel gobierno y de las luchas por recuperar la democracia, aún adornan sus paredes, que son un escenario para el arte local y un encuentro con la cultura penquista de las últimas décadas. (El Sauce 75, Agüita de la perdiz, Concepción).

titasalazar

Audita del Carmen Salazar; la mítica señora "Tita".

 

Centro Deportivo y Social Lord Cochrane: Destacan sus ricos almuerzos, sus cazuelas, picarones, y a media tarde, sus salchipapas y chelas. Se caracteriza además por ser bien económico. (Ubicación: O’Higgins 1127, entre Ongolmo y Orompello, Concepción).

El Rincón Marino: Ofrece una gran variedad de platos marinos: camarones, ostiones, machas a la parmesana, locos, plato americano, carapacho caliente, machas al pilpil, guachilango y distintas variedades y preparaciones de pescados. Carnes blancas y rojas, empanadas de mariscos, los clásicos ponches de camarón y picorocos. Cuenta con una excelente carta de vinos y licores (Ubicación: Colo Colo 454 piso 2, Concepción y Pedro Aguirre Cerda 171, Lirquén).

Hugo Restaurant: Es de la vieja escuela de antiguos restaurantes penquistas. Es muy familiar y posee una rica variedad de platos criollos, donde destacan sus reconocidas y contundentes pichangas (según mi paladar son las mejores de la zona) y una carta con variedad de buenos mostos (Ubicación: Freire 883 entre Castellón y Colo-Colo, Concepción).

Aquí está Don Pedro: Atendido por su propio dueño, destaca su jarrón de vino de la casa, su pan con ají. Se venden sopaipillas, empanadas y perniles, para la degustación de sus devotos parroquianos, que generalmente hacen la previa a algún evento musical en el Barrio Estación (Ubicación: Freire casi esquina Prat, Concepción).

La Legión: Con sus buenos almuerzos tradicionales, donde destacan platos como chorrillanas y pichangas, acompañados por su característico botellón de tinto de la casa a 1500 pesos y las cuecas choras de los jueves que no paran desde las 19 horas y se extienden hasta la medianoche. Otrora fue un recinto exclusivo para personal de las FFAA y de orden. Su actual administración, fue la que estuvo a cargo de la última concesión del recordado Club Social Juan Martínez de Rozas, malogrado y destruido por el 27/F que aún pena, y que de alguna forma, vive reencarnado también en este típico local (Ubicación: Maipú entre Orompello y Tucapel, Concepción).

Casino Social Exalumnos Salesianos: Para el mundo católico, creyente, gentil, agnóstico o seglar, destacan sus abundantes almuerzos, su mesa tradicional, su buen vino de la casa, especial para una tarde viendo fútbol,  jugando naipes o rayuela junto a sus socios,  acompañado con ricos sándwiches, pichangas, chelas, licores, y distintos vinos de su bar (Ubicación Maipú 1872 entre Lautaro y Galvarino, Concepción).

Sociedad Mutualista Lorenzo Arenas: Destaca por su ambiente tranquilo, con una buena mesa criolla de comida tradicional, que nos ofrece a través de sus exquisitos y accesibles almuerzos. Posee un bar con una amplia gama de vinos y licores, especial para ver el fútbol de nuestros equipos locales. Además cuenta con un amplio salón para eventos, donde se han realizado memorables tocatas (Ubicación: Tucapel 852 casi esquina Los Carrera, Concepción).

la-foto4

Frontis del local donde funciona la Sociedad Mutualista Lorenzo Arenas en Concepción.

 

Cantina Don Dago: Es una cantina congelada en el tiempo, archi reconocida por la vieja escuela de parroquianos del Concepción antiguo, que aún vive ahí en sus alrededores. Hasta hace al menos una década atrás, había un amarradero o palenque de caballos, con su abrevadero para los carretones, donde los carretoneros pasaban a echarse una copita de aguardiente a capela o su caña de tintán para recargarse de bencina y seguir la jornada. Destacan vinos y chelas para tal fin (Ubicación: Tucapel esquina Vicuña Mackenna, al lado de la línea del tren, Concepción).

La Picá de Pedro: Atendido por sus propios dueños Pedro y Marcela, con buena y rica comida típica criolla chilena, especial para quienes gustan de comer interiores, parrilladas, arrollados y perniles, con ricas sopaipillas y empanadas. Posee  una buena carta de vinos y licores, con rico ambiente familiar. Especial para antes y después del  carrete y lugar ideal para degustar una buena cena (Ubicación: Rengo 1502 esquina Vicuña Mackenna, Concepción).

Los Ojitos Pichos: Reluce y seduce por su amplia gama de platos con productos del mar. Destacan su comida sureña en base a pescados, empanadas de marisco y sus irresistibles ponches con picorocos, piures, machas, erizos y langostinos. Su historia nos cuenta que nació hace casi 4 décadas atrás, con 10 años en San Vicente Talcahuano y cuenta ya con 25 años en Concepción. Su nombre es en homenaje a su fundadora Nelly González (Q.E.P.D.), dueña de unos hermosos ojos azules.  Ahora, el encargado es Sandro Gómez González, uno de los hijos de Nelly, que se esmera en mantener el prestigio de sus tragos marinos ideados por su madre. Sin dudas es un rincón chorero en Concecity, que está entre las 10 mejores picadas nacionales (Ubicación: Rengo 1301 esquina José Joaquín Prieto, Concepción).

logo_op1

Restaurante "Los Ojitos Pichos", famoso por sus ponches de marisco.

 

Rincón campesino: Enclavado en el maravilloso y mágico Valle Nonguén, cuenta con un ambiente rústico, donde se puede disfrutar de amena música campesina y sobre todo, rica comida típica chilena, en base a cortes de  carnes, parrilladas, y buenos vinos, si bien sus precios no son tan accesibles para todos los bolsillos (Ubicación: Camino a Nonguen 1965, Concepción).