Buscar
12:54h. Viernes, 15 de Diciembre de 2017

BATERIA ECOLÓGICA E-KAIA

Jóvenes chilenas diseñan cargador ecológico para celulares

El aparato se conecta a las plantas y desde allí extrae la energía necesaria para recargar teléfonos móviles u otros artefactos similares

El funcionamiento de este cargador resulta inocuo para las plantas.
El funcionamiento de este cargador resulta inocuo para las plantas.

E-Kaia es el nombre del proyecto gestado por tres compañeras de universidad, quienes debían entregar urgentemente un trabajo grupal para una de las asignaturas de su malla curricular. El problema que todas tuvieron ese día, es que sus herramientas tecnológicas, esto es, notebooks y teléfonos móviles, se descargaron, sin que dispusieran de una fuente de poder cercana para volverlos a recargar. Por lo tanto, en esa ocasión, lograr cumplir con sus obligaciones académicas resultó una misión imposible, lo que las motivó a concebir una idea que, producto de la frustración y la rabia del momento, hizo brotar de sus mentes lo mejor de su inventiva e ingenio.

La idea consistió en el desafío de crear una solución accesible y sustentable al problema de la descarga de baterías de sistemas digitales a partir de la energía residual que pudiese extraerse del medioambiente, específicamente de las plantas. Nace entonces una solución revolucionaria y única en el mundo, asociada al uso de energías limpias y renovables, cuyo principio fundamental puede ser descrito literalmente como "enchufar" un cargador a una planta, para recargar la batería de un celular, una tablet u otro dispositivo provisto de conexión USB, a partir de la energía que el vegetal pudiera proporcionar.

El proyecto lo vienen desarrollando desde 2008. Sin embargo, la iniciativa de estas innovadoras estudiantes de ingeniería, se ha topado con numerosos obstáculos, entre los que se entremezclan el escepticismo, la desidia y la falta de voluntad política, propia de un país que carece de organismos competentes y de una legislación que fomente el emprendimiento, la investigación científica y el desarrollo tecnológico, lo que resulta difícil de comprender, si consideramos que Chile ha suscrito numerosos tratados internacionales en materia de intercambio económico y tecnológico con los restantes países de la OCDE.

Ha pasado el tiempo y esto ha derivado en que este equipo de jóvenes, que en la actualidad se ha reducido a dos componentes, haya debido enfrentar múltiples trabas y obstáculos, en un país que no acostumbra a potenciar el genio científico de las nuevas generaciones. No obstante aquello, todo no ha sido amargura para ellas, ya que también han sabido de reconocimientos a su labor, tales como el premio Jump otorgado por la Pontificia Universidad Católica  con el apoyo de Corfo, y el Premio Nacional a la Innovación Avonni 2014.

Para conocer más detalles acerca de este novedoso dispositivo tecnológico, Diario ConCiencia conversó con una de las gestoras de este proyecto inédito en Latinoamérica, Carolina Guerrero.

Cargador_e_kaia

Una planta saludable y bien nutrida es suficiente para cumplir el propósito de recargar un dispositivo móvil.

 

¿Cómo nace el proyecto del cargador ecológico para celulares?

El proyecto nace a partir de una problemática cotidiana que fue quedar sin batería en el celular y no tener acceso a un enchufe para poder recargar la batería.

¿Quiénes son las gestoras del proyecto?

Actualmente las gestoras del proyecto somos Camila Rupcich y quien habla, Carolina Guerrero.

¿Con qué barreras de entrada se han enfrentado al momento de intentar difundir su idea y atraer a inversionistas para su posterior comercialización?

Mucha gente es incrédula ante el tema, no creen que una planta logre entregar energía, ya que la gente sólo las ve como parte de su entorno, pero no consideran que son seres vivos y que, como nosotros, transportan de alguna u otra manera, energía que liberan de distintas formas. Además, lograr conseguir inversiones se nos hizo imposible en 2015, ya que la economía del país no nos ayudó a generar confianza en inversionistas extranjeros. Por ende, la mayoría de las respuestas no fueron necesariamente negativas ante la petición de nosotras, pero sí muy desilusionantes, ya que en casi la totalidad de los casos, las personas con las que hablamos querían involucrarse en el proceso final de fabricación de este dispositivo cuando saliera a la venta, y no ser parte del desarrollo y transición desde prototipo a producto comercializable.

Coméntanos cuáles son las ventajas comparativas y competitivas que posee el dispositivo que inventaron

Nuestro dispositivo abarca un terreno pequeño. La innovación que nos caracteriza es que necesitamos una planta en condiciones saludables, que esté bien nutrida, y no con exceso de agua, ya que tal como los seres humanos tienen que respetar una cierta “dieta” para estar saludables y no excesivamente alimentadas.

El dispositivo en sí es bastante práctico de utilizar. Actualmente tenemos dos formatos desarrollados: uno es la versión “macetero” y otro esa la versión “portátil”, para poder utilizarlo en cualquier lugar en el que encuentres una planta que esté en las condiciones que mencioné anteriormente.

Nos podrías dar una breve descripción técnica de cómo es su funcionamiento

El dispositivo capta la energía de las plantas, hace un proceso de transformación y luego logramos su salida a través de un puerto USB, ya que es más accesible y atractivo para las personas, al poder conectar sus gadgets directamente a una planta.

¿Cuáles han sido los principales mitos que han tenido que derribar para promocionar su invento? Por ejemplo, explícanos que pasa con la creencia que el cargador dañaría a las plantas.

El principal mito que queremos derribar es una de las preguntas reiterativas que nos hacen a diario: ¿El dispositivo daña a la planta?, y nuestra respuesta es NO, ya que nosotras no trabajamos con microorganismos, ni alteramos el ciclo vital de la planta. Logramos hacer una unión con ella, por ende no absorbemos su vitalidad, ni disminuimos su funcionalidad, logramos estar en una armonía y su crecimiento sigue su curso natural. Nosotras estamos enfocadas en preservar la vida de las plantas, no nos llama la atención utilizarlas como una pila natural como se puede ver en otras empresas dedicadas al rubro de las plantas y extracción de la energía a través de otros métodos.

energarenovable_1

En Europa, existe una gran promoción por el uso de las energías renovables.

 

¿En qué etapa de ejecución de su proyecto se encuentran?

Nos encontramos mejorando la tecnología, para luego certificar que cumpla con los estándares energéticos que se exigen y así lograr sacar el dispositivo al mercado.

¿Han hecho un estudio de mercado de qué tan necesario sería para nuestro país el contar con una tecnología ecológica como la que ustedes presentan?

Lamentablemente no hemos hecho un estudio de mercado para ver las necesidades reales de energías renovables de este estilo en nuestro país, ya que en 2015 perdimos un poco el rumbo en el proyecto y nos enfocamos netamente en la tecnología y no en los clientes y/o usuarios.

Ustedes participaron recientemente en una feria de emprendimiento tecnológico ¿Cuéntanos, que significó esa experiencia? ¿Pudieron obtener algún tipo de subsidio para su idea?

La experiencia fue enriquecedora, nos dimos cuenta que nuestro umbral de futuros clientes aumentó, ya que nos encontramos desde niños muy interesados en esta tecnología y que ya nos conocían por publicaciones en Internet, hasta personas de la tercera edad maravillados con la idea de poder preservar la naturaleza y a la vez disfrutar de tener una lámpara para leer sus libros favoritos.

Lamentablemente no conseguimos ningún subsidio, pero sí muy buenos contactos que hasta el día de hoy nos hacen aportes en diferentes áreas.

También han tenido la oportunidad de promover en el extranjero su invento ¿Cuáles han sido los comentarios y opiniones acerca de su proyecto que han recibido en otros países? Si lo comparáramos con lo sucedido en Chile ¿Qué conclusiones sacarían?

Hemos podido promover presencialmente nuestra tecnología en Latinoamérica, Estados Unidos, y Holanda. Específicamente, en Europa les encantó nuestro dispositivo, a pesar de que somos una competencia real para una de las empresas que se dedica a este rubro de manera similar. No obstante creen que la aplicación en el continente sería un plus a lo ya desarrollado, ya que, por ejemplo, en Holanda se utilizan muchísimo las energías renovables para abastecer el país, y aman estos desarrollos tecnológicos. En tanto, la reacción en Chile es totalmente distinta, ya que a muchos les encanta el proyecto, pero el nivel de incertidumbre y miedo a los cambios, asusta mucho a la gente, y sólo ven esto como un juego de niñas.

¿Crees que el país está a la altura para promover, apoyar y subsidiar futuras iniciativas de emprendimiento joven como la de ustedes?

El país tiene un muy buen potencial, pero lamentablemente la mentalidad de “emprendedores” para nuestro país se basa en vestimenta, comida, bisutería, entre otros. Para el área tecnológica hay muchas falencias de todo tipo, ya que no creen en el talento de los jóvenes chilenos. Nosotros somos iguales de capaces que los jóvenes de países desarrollados que incursionan en nuevas soluciones tecnológicas. Se han creado innovaciones “made in Chile” que se utilizan a nivel global, pero siempre existe el mismo problema; el financiamiento, pues cuesta muchísimo encontrar apoyo de este tipo, ya que proyectos de esta índole pueden presentar un alto nivel de riesgo, pero por ahí dicen que quien no se arriesga no cruza el río, y nosotras tuvimos que recorrer un largo camino para lograr un poco de financiamiento y “fama” para llevar a cabo este proyecto que empezó como una idea descabellada y que terminó cambiando la visión de mucha gente.

EKaia_5

Carolina Guerrero y Camila Rupcich, los jóvenes rostros tras la B Corp E-Kaia.

 

Algo que quieras decir al cierre de esta entrevista.

Agradezco mucho este espacio que me están dando, ya que me interesa promover el espíritu emprendedor, el querer ser algo más que sólo estudiantes que asistimos a la Universidad a estudiar una carrera y trabajar el resto de nuestros días en lo que elegimos. Siempre se puede hacer algo más, siempre puedes mejorar, y siempre puedes hacer un bien para futuras generaciones, ya que el planeta Tierra es el único lugar en el que podemos vivir (por ahora). DCC