Buscar
08:17h. Sábado, 25 de Noviembre de 2017

GRAN RESPALDO DE LA HINCHADA AL EVENTO DEL SÁBADO, EMPLAZA A DIRIGENTES DE LA ANFP A RECONSIDERAR LAS SANCIONES QUE AFECTAN A CLUBES DE LA ZONA

Clásico penquista hizo vibrar a diez mil hinchas

Una fiesta deportiva con mucha emoción y nostalgia, fue lo que brindaron lilas y mineros este sábado en el Ester Roa Rebolledo. A ello, cabe sumar el impresionante marco de público que respaldó este nuevo acierto de la dirigencia del Club Deportivo y Social Deportes Concepción

El minero y el león, juntos protagonizaron un gran clásico. Foto: Javier Ramírez
El minero y el león, juntos protagonizaron un gran clásico. Foto: Javier Ramírez

Lota-Schwager jamás ha sido un rival fácil para Concepción. El adagio de que los mineros se juegan la vida en Collao, aunque sea un amistoso o no tengan qué ganar, es una máxima que todos tenemos ya interiorizada. Bien lo supimos ayer y bien lo sabían Gustavo Viveros, Félix Farfán y Remigio Zambrano, integrantes del plantel del ascenso 1967 y que dijeron presente en el histórico 5-7 de ese año frente a Lota. Justamente homenajeados durante el partido: Viveros como uno de los jugadores con más presencias con la lila, Farfán como capitán de ese año y Zambrano como puntal de la defensa. Sólo faltó Haroldo Peña para completar la zaga del 67, pero los jóvenes que hoy visten la lila se batieron como leones en la cancha y ese es el homenaje que al León le gustaba recibir.

Las tradiciones vuelven o se mantienen en Collao, y el minuto de silencio por los hinchas que no pudieron estar en cuerpo presente se realizó con respeto, al igual que la entrada de los jugadores con los niños, estampa clásica de los 90's que Estadio Seguro arrancó de los recintos deportivos, pero que Concepción y Lota Schwager traen de vuelta. Un león alentando a Los Lilas y un minero avivando a Los Sin Nombre, los que con cánticos durante todo el partido armaron la fiesta en las tribunas. Impecable comportamiento de las barras y del público en general, que ovacionó a la joven pareja que decidió comprometerse en matrimonio durante el descanso ¡Una bonita postal!

Collao

Foto: Javier Ramírez

Qué bonito es, a todo esto, un estadio con público en sus asientos. Diez mil personas en un amistoso, es un logro importante para ambas directivas y la Municipalidad, que de seguro, con gusto facilita el Ester Roa con el afán de verlo, al menos un día al mes, con gente en las gradas ¡Qué hermoso es el Municipal, cuánto tenemos que cuidar esta imponente joya que nos albergará en el retorno al profesionalismo! Al menos los hinchas lilas y mineros lo entendieron así.

Al terminar, el círculo de honor entre los dos equipos que, pese a la rivalidad que se plasmó efectivamente en la cancha, se entienden como hermanos en el proceso difícil que viven ambas instituciones. También se unieron los árbitros al simbólico acto, donde se incluyó a una mujer como cuarto réferi, otra de las diferencias que se decidió marcar con respecto a las reglas de la ANFP. Más que valorable en el aspecto social e inclusivo del Club Social, el que, como ya es costumbre, funcionó de manera impecable al momento de producir un evento deportivo a nivel masivo, con todos sus órganos trabajando en el área deportiva, márketing, logística y hasta historia y cultura. Incluso se volvió a transmitir gratuitamente el encuentro vía televisión abierta u online, gracias a la señal de Canal Regional. ¿Cuántos equipos se pelearían este nivel de difusión y presencia en los medios? Pero Concepción y Lota Schwager son equipos inviables para el profesionalismo, dijeron en Quilín. Durante el hito en Collao, el partido contra Osorno y ahora contra Lota, Deportes Concepción demostró que es una institución sólida y autosustentable, capaz de organizarse y mantener un equipo de fútbol profesional de forma eficiente y exitosa. Mientras los mismos clubes que nos desafiliaron se endeudan mensualmente con los factoring para pagar los sueldos, Concepción vive tranquilo e incluso se atreve a más. ¿Porqué no hablo de fútbol? Porque el resultado fue una anécdota, ante el verdadero objetivo de este amistoso, la demostración de fuerza institucional de Deportes Concepción que tiene que ser un factor decisivo en la reunión que mantendrá el martes con la ANFP. Concepción es viable, es una “buena plaza” y se merece un sitio en el fútbol profesional. Si no lo aceptan..., ellos se lo pierden. Porque ayer demostramos que más que nunca, Concepción y el fútbol chileno necesitan a este club. Y el retorno, desde el amateurismo o la Segunda, está más que seguro. DCC

Hinchada_lila

Foto: Javier Ramírez