Buscar
11:32h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

ENTREVISTA A MARCEL CHÂTEAU, AUTOR DEL LIBRO "LOS MUROS SE TOMAN LA PALABRA"

Los muros albergan frases más sinceras que cualquier medio de comunicación

Los muros

Marcel Château, es el alter ego de Marcelo Castillo, escritor local originario de Coronel, quien además se desempeña como fotógrafo y empresario independiente. Su última obra literaria - todo un desafío - comenzó su gestación exactamente 10 años atrás, cuando una frase estampada en un viejo y derruido muro de un inmueble de la comuna de Chiguayante, llamó su atención por lo singular de su consigna. A partir de ahí, comienza una fascinante aventura para él, donde el objetivo principal se enfocó en inmortalizar, a través de registros fotográficos, rayados épicos y anónimos, de aquellos cuya única tribuna para hacerse oír son las paredes

Su exhaustiva labor en busca de expresiones espontáneas del pensamiento humano estampadas en muros, lo llevó a recorrer diversas ciudades de Chile y se extendió incluso a la ciudad de Buenos Aires, hasta donde, en repetidas ocasiones, tuvo que desplazarse junto a su inseparable cámara fotográfica para continuar con el arduo registro de su agudo lente. A modo de consejo, este escritor emplaza a autoridades y políticos, a que si de verdad están interesados en conocer la opinión de la ciudadanía, se den una vuelta por las calles de las ciudades en busca de estos verdaderos barómetros de la contingencia. Es la mirada crítica hacia la indolencia de la autoridad frente a los problemas que viven a diario los marginados sociales, lo que el intrépido autor pretende reflejar a través de su obra, en la cual estos parias son reivindicados, mediante la apología a la espontaneidad del arte callejero que se puede extraer a partir del contenido de sus páginas.

Para conocer más detalles acerca de éste, el tercer libro del escritor local, Diario ConCiencia, sostuvo una interesante conversación con ocasión del lanzamiento de su último trabajo literario.

¿Quién es Marcel Château?

Es un personaje creado a mi imagen y semejanza, una especie de “hermano siamés”; mi clon que tenía secuestrado y con el cual nació una especie de “Síndrome de Estocolmo”. Mi seudónimo lo tenía desde hace mucho tiempo inscrito en el Registro de Propiedad Intelectual sin que nadie lo conociera. Hace un año lo bauticé en facebook y desde ahí ha permanecido.

Háblanos de qué trataron tus trabajos literarios anteriores

“Fe de ratas, ratones y guarenes” fue mi ópera prima. Este libro rescata historias ocultas, tanto de noche como en el día. Son micro relatos acerca de las peculiares proezas que acometen los roedores en sus distintas especies. Trata de las fechorías y jugarretas que suceden en la interacción de los roedores con el hombre. Son 46 cuentos ficcionados y caricaturizados. Mi segundo libro es una novela “Ensayo de una catástrofe”, basada en el falso anuncio de tsunami la noche del 17 de enero de 2005, cuando la masa humana trashumante huía despavorida a las zonas altas para escapar de una ola imaginaria.

Castillo

Cómo y porqué llegaste a concebir un libro como “Los muros se toman la palabra”

Soy un admirador de los jóvenes intrépidos que con un spray rayan sin pedir permiso en medio de la noche, unos a modo de protesta y otros con declaraciones de amor. En fin, jóvenes por cuya sangre circula un torrente de adrenalina, que dicen lo que piensan sin consultarle a nadie solo para hacerse escuchar. Como decía Brassaï -  seudónimo de Gyula Halász - fotógrafo húngaro conocido por sus trabajos sobre París: “todo sea fruto del instinto de supervivencia de quienes no pueden levantar pirámides ni catedrales  para dejar su nombre a la posteridad”.

¿Quiénes, a partir de hoy y de cara al futuro, deberían tomarse la palabra a través de los muros?

Los muros se han tomado la palabra desde que el hombre ilustraba sus pinturas rupestres y hasta el día de hoy van a seguir haciéndolo. Te recuerdo que los rayados legitiman la comunicación en espacios alternativos y subvierten el orden de la estética burguesa, como las grandes gigantografías iluminadas, que muestran el poder de la administración municipal y de las grandes empresas. Los muros se erigieron como altavoz de quienes no disponen de otros medios para hacerlo.

Coméntanos cómo se originó la idea de hacer un libro como éste, su génesis, el posterior trabajo de selección de imágenes y recopilación de todo ese registro fotográfico, la etapa de edición hasta su lanzamiento oficial ¿Cuánto tardaste en todo este proceso?

La primera foto la tomé tres años antes del terremoto, era un muro envejecido y oxidado en Chiguayante. En ese momento, nunca imaginé que iniciaba un largo camino en la pesquisa de frases amuralladas en distintas ciudades de Chile y del extranjero. Con el transcurrir del tiempo y cuando alcancé los 500 registros, inicié el proceso de clasificación del material, una selección y compilación de todos los rayados. Los fraccioné por categorías, para diferenciar los mensajes. En resumidas cuentas, me tomó casi dos años ordenar y editar, para finalmente publicar con una editorial de la región, “Al Aire Libro” de Tomé, que ha publicado a muchos poetas y autores de la región como Harris y Omar Lara.

¿Cuál es el tema de fondo que pretendes reflejar a través de todo este registro fotográfico?

Lo que se calla y no se dice en los medios de comunicación masivos. Te diré que así como en los terminales de buses, aeropuertos y estaciones de trenes, he visto besos más sinceros que en las bodas; que así como en los fríos pasillos de los hospitales se han escuchado plegarias más sinceras que en las iglesias, pues bien, los muros albergan frases más sinceras que cualquier medio de comunicación.

Describe brevemente cómo se organiza el contenido del libro ¿Posee capítulos, secciones, categorías temáticas?

Son 26 categorías de rayados, por orden alfabético: Amor, ambientalistas, animalistas, Buenos Aires, comunidades mapuches, contra el capitalismo, contra el estado, contra las autoridades políticas, contra la justicia, contra la TV, contra las grandes empresas, del pueblo, drogas, educación, fallas ortográficas, graciosos y divertidos, idealistas, poéticos, presos políticos, protesta internacional, religiosos, revolucionarios, sexuales y sindicalistas.

Rayado

Adelántanos algunos futuros proyectos que ya tengas en perspectiva

Pretendemos, con un grupo de amigos audiovisualistas, hacer un vídeo, llevar el libro a imágenes para presentarlo en festivales de cine. Es una idea que está en proceso, debemos escribir el guión y hacer el trabajo de mesa para iniciar la producción. Sería un sueño ver el libro en un documental.

¿Dónde se encuentra el límite entre lo que es arte popular callejero, entendiéndolo como una forma de manifestación espontánea, y el simple vandalismo hacia lo que son bienes de uso público y también la propiedad privada?

En el contenido del mensaje, no es lo mismo un texto claro y decidor, que una simple raya o  el símbolo que un delincuente puede trazar en un muro como señal de advertencia para entrar a robar en una casa con o sin moradores, como asimismo garabatear en los bienes de uso público, como museos o en edificios patrimoniales. A eso le otorgaría simplemente una connotación delictual.

Aprovecha de comentarle a nuestros lectores donde pueden adquirir tu libro, cómo se pueden contactar contigo y algo que quisieras decir al cierre de esta entrevista.

Hasta el momento se encuentra en dos librerías: “Estudio”, ubicada en la galería Italia y “HV”, en galería Universitaria. Estamos gestionando ampliar los canales de distribución. Si alguien desea ponerse en contacto, mi correo es marcelchateau@gmail.com

Por último, solo puedo agradecer la tribuna y el espacio que me brindan. Creo que los medios de comunicación de una ciudad deben acoger a un artista con su obra, ayudar a difundir la creación en sus distintas ramas, no solo en la literatura, sino también en la pintura, la música, la poesía, la danza o el cine, por nombrar algunas. DCC

Muros_palabra