Buscar
01:46h. Domingo, 22 de Octubre de 2017

EN EL CAMINO DE LA ENERGÍA SUSTENTABLE

Ascensores que funcionan sólo con agua y energía solar

La industria de los ascensores orienta sus esfuerzos a desarrollar productos "verdes". Actualmente, las tendencias con mayores adherentes, proponen encontrar fórmulas más racionales de consumo energético, más que su eliminación

Desde la década de los setenta, el movimiento ecologista ha ido en aumento y logró arraigarse en la opinión pública, cuestión que obligó a las autoridades competentes a sensibilizarse acerca del tema del cuidado medioambiental y a buscar otras fuentes de generación de energía alternativas. Las investigaciones en torno a uso de "energías limpias", empezaron a representar un porcentaje apreciable dentro de las políticas destinadas a I+D en numerosos países, tanto desarrollados como emergentes y en vías de desarrollo, que vieron en el uso de sus recursos naturales, una fuente para crear nuevas formas de energía y como una vía de aceleración hacia el progreso en la región.

 

Aumento del uso de energías renovables a nivel mundial desde 1965 a 2014

Aumento del consumo mundial de energías renovables últimos 50 años (Fuente: BPS Statistical Reviews of World Energy).

 

En el ámbito de las "energías limpias", las investigaciones sobre fusión nuclear han progresado, lo que permite pensar en ella como una futura alternativa. No obstante, los problemas que aún persisten en su producción menoscaban su viabilidad técnica y económica, debido a la alta peligrosidad que entraña su producción. En consecuencia, las energías limpias renovables (aquellas provenientes del aprovechamiento de recursos naturales con bajo impacto ambiental), son la opción más consistente como alternativa a corto y mediano plazo frente al tradicional esquema de producción energética contemporánea, ya que dadas sus características, se adaptan mejor a una política cuyos objetivos sean el desarrollo sostenible, la que entre sus máximos anhelos  incluye la erradicación de la pobreza, el fomento de formas de vida saludable, acceso a energías sostenibles y reducción de las desigualdades entre naciones.

En este contexto, el arquitecto británico Michael Lloyd, elaboró una propuesta de diseño que incorpora el ahorro energético como una de sus principales preocupaciones, lo que a la larga inspiraría la materialización de su obra; un ascensor que funciona sólo con agua y energía solar. Una idea como esta, utilizada en millones de casas y edificios de hasta tres pisos, reduciría enormemente el gasto energético en el mundo fue su reflexión.

 

¿Cómo funciona este " ingenio ecológico"?

Este innovador invento consta de una torre y una cabina de acero, paneles de plexiglás (polimetilmetacrilato), una bomba de agua de 800 Watts, paneles solares y aluminio reciclable.

El ascensor utiliza el peso del agua para movilizar la cabina. El agua es bombeada mediante energía solar que realimenta constantemente mediante contrapesos el sistema, para compensar así las subidas y bajadas del elevador.

El ascensor funciona mediante dos paneles solares localizados en su parte superior, que proporcionan la energía necesaria a un motor que controla un conjunto de 4 piscinas llenas de agua, las que actúan por contrapeso para balancear la carga de la cabina de ocupantes a través de un sistema de poleas 2x1 y así alcanzar las diferentes cotas de elevación del terreno. Los tanques de agua se llenan cuando llegan al punto más alto de su recorrido mediante un efecto cascada, proceso que puede ser visto tanto desde el interior como del exterior del elevador, pues todo el mecanismo queda al descubierto a través de los paneles de polimetilmetacrilato transparente.

Un tanque de cabecera se encuentra en la parte superior del armazón de la torre de acero que sostiene la cabina. Dos tanques de almacenamiento fijos se ubican en la parte inferior de la estructura, uno debajo de cada tanque de contrapeso. Cuando la cabina del ascensor se encuentra en el nivel inferior de la caja, ambos tanques de contrapeso se localizarán en la parte superior de la torre. En ese instante, se liberan las válvulas ubicadas en la parte inferior del tanque de cabecera, las cuales comienzan a llenar de agua los tanques suspendidos aumentando su peso y de esta forma éstos comienzan su descenso, mientras que la cabina empieza a ascender con sus ocupantes dentro. Para efectuar la operación inversa, es decir, que los tanques vuelvan a subir y el elevador a bajar, en la parte inferior de los contenedores de contrapeso se diseñaron sendas válvulas para dejar escurrir el agua y de esta manera disminuir su peso, permitiendo que la cabina vuelva a ascender por efecto de la gravedad.

Una bomba de agua de 800 Watts que funciona con energía solar, empuja el líquido de vuelta al depósito de cabecera para reanudar el ciclo. Un sistema de paneles con células fotovoltaicas permiten que la radiación proveniente del sol se transforme en energía eléctrica, donde cada célula contiene cilicio semiconductor, lo que las convierte en materiales fotosensibles, es decir elementos con la propiedad de conducir electricidad cuando son expuestos a la luz o al calor del sol.

Las células solares están provistas de dos capas; donde una está cargada negativamente, mientras la otra sostiene una carga positiva. Tan pronto como la luz del sol irradia las células, se genera una tensión de voltaje entre ambas capas, produciendo descargas eléctricas en su interior. Un inversor de corriente alterna del cual están provistos los sistemas fotovoltaicos completa el dispositivo que adapta la corriente eléctrica para su posterior uso industrial.

 

Una iniciativa ecológica que se diseñó pensando en el ahorro energético y en las dificultades de desplazamiento sufridas por personas discapacitadas en terrenos con desnivel y de la que su artífice, el arquitecto Lloyd señala: "A pesar de que el mundo del diseño y la ingeniería han investigado acerca del uso de la potencia del agua en el funcionamiento de ascensores, creemos que nadie había creado antes un elevador de accionamiento hidráulico por gravedad para un uso tan cotidiano. Además de neutralizar la emisión de carbono, el uso de agua y de energía solar implica que el diseño puede ser utilizado en países en vías de desarrollo donde el acceso a la red eléctrica puede ser limitado o inexistente".

Para Lloyd un punto clave de este proyecto es que se trató de una verdadera fraternidad entre arquitectos y personas con discapacidad para resolver un problema de índole práctica que luego evolucionó hacia una idea de "economía sustentable", que prescinde del uso de combustibles fósiles y del sistema eléctrico interconectado para su funcionamiento.DCC