Buscar
08:11h. Sábado, 25 de Noviembre de 2017

EL ESTUDIO APARECIÓ PUBLICADO EN LA REVISTA CIENTÍFICA PHYSICAL REVIEW LETTERS.

Investigación de físicos chilenos podría mejorar procesos de asepsia médica

La investigación, que consiste en un modelo teórico computacional, reveló que la materia activa estudiada, se comporta de tres maneras distintas, en función de una propiedad universal que se relaciona con la persistencia del movimiento de los microorganismos

Crédito imagen/CNRS Phototèque
Crédito imagen/CNRS Phototèque

Rodrigo-SotoNéstor-Sepúlveda

      Rodrigo Soto                  Néstor Sepúlveda

“Estamos frente a algo muy interesante. Si continuamos por esta vía, podremos corroborar que estamos ante una propiedad universal. Los alcances de investigación están en sus primeras etapas”. Así lo explica Rodrigo Soto, académico del Departamento de Física FCFM U. de Chile y Director del Núcleo Milenio de Física de la Materia Activa.

La clave está en la materia activa

“Por materia activa entendemos cualquier organismo que tome energía del medio para transformarla en movimiento; por ejemplo, las bacterias toman nutrientes del medio en el cual están inmersos, y dichos nutrientes los transforman en energía que les permite moverse”, así lo explica Nestor Sepúlveda, Doctor en Física e investigador adjunto del Núcleo.

La publicación es un desarrollo teórico computacional que tardó 18 meses, y fue ejecutado en el clúster informático del DFI FCFM, un instrumento de 96 núcleos Xeón, que arrojó que la materia activa estudiada se comporta de tres maneras al estar en contacto con una superficie.

Bacteria

Colonias bacterianas/Fuente: Internet.

Tres estados y una propiedad universal

“En primer lugar, si los elementos tienden a ser muy persistentes (es decir, viajan por mucho tiempo en la misma dirección), se agrupan formando una capa uniforme en la pared de un grosor que puede ser controlado. En segundo lugar, si son un poco menos persistentes, formarán grupos separados entre sí de manera periódica, como si fueran gotas. Y en última instancia, si los elementos son muy poco persistentes y cambian de dirección fácilmente, entonces no se pegan a la pared”.

Lo anterior postula que los tres tipos de interacción antes mencionados serían universales y se presentan para todos los tipos de materia activa. Este resultado podría ser útil para comprender cómo y bajo qué condiciones las bacterias que están en un líquido, son capaces de agruparse en las paredes generando problemas de contaminación. Por ejemplo, en las paredes de utensilios médicos, facilitando la asepsia, controlando la contaminación y un sin fin de posibilidades donde se podría facilitar mejores prácticas en procesos quirúrgicos y por consiguiente, salvar vidas”, explica Sepúlveda.

El siguiente paso

“La motivación en este tipo de trabajo, es entender las nuevas propiedades que tiene la materia activa. Encontrar una propiedad universal es notable, porque permite entender muchos sistemas diferentes con una misma teoría, pudiendo contribuir en distintos procesos, desde la asepsia médica hasta la limpieza de superficies más mundanas como el vidrio. Es decir, podría tener una veta industrial en el futuro”, explica el Doctor Rodrigo Soto.

El porvenir se muestra promisorio para esta línea de investigación: “nos gustaría encontrar otros sistemas que también presenten un comportamiento similar en el mojado de una pared. Adicionalmente, nos gustaría indagar en los tiempos de residencia de las partículas en estas gotas. Esto es relevante pues, por ejemplo, si los tiempos son grandes, les permite a las bacterias desarrollar biofilms, que son muy resistentes y difíciles de remover”, concluye Sepúlveda. DCC