Buscar
10:48h. Domingo, 22 de Octubre de 2017

CHARLIE FLOWERS; LA VOZ FRENÉTICA BAJO EL CIELO TRONADOR

Voy a hacer música hasta que me muera

 

Charlie Flowers

Polémico, deslenguado e intransigente, poseedor de una tenacidad a toda prueba cercana incluso a la obstinación, el músico con base en Talcahuano, constituye todo un referente del Hip Hop nacional. Treinta años de trabajo artístico lo avalan, trayectoria en la que ha librado miles de batallas contra todo obstáculo que se le ponga por delante y que han hecho de él un verdadero Toqui a la hora de luchar por lo que considera una de las causas más importantes: la dignidad de la actividad artística en nuestro país. Lo suyo es la denuncia y la crítica social, lo cual se refleja en su lírica y también en su compromiso como dirigente en distintas asociaciones de trabajadores de la música en las que ha participado

Ya son casi las 5 de la tarde de un soleado 7 de diciembre de 2016. Me dirijo con rumbo a Talcahuano en un bus de la línea  Mi Expreso, que al parecer va con su recorrido atrasado pues se desplaza a alta velocidad por Avenida Colón mientras se acerca raudamente al sector Las Higueras. Un singular grupo de pasajeros, de todos los géneros y de todas las edades, solicita al conductor un favor muy especial: que los deje lo más cerca posible del Estadio Cap, petición a la que el chofer accede saliéndose del recorrido habitual y llegando hasta las inmediaciones del recinto deportivo para que el heterogéneo y colorido séquito pueda descender con tranquilidad del transporte y dirigirse al lugar donde comenzaba a desarrollarse un evento social familiar. Esto me pone particularmente inquieto, ya que el entrevistado hizo bastante hincapié en la puntualidad y además no se trata de un personaje cualquiera...,es Charlie Flowers, pionero del hip hop en Chile y patrón artístico del puerto de Talcahuano. Afortunadamente para mí, el conductor continuó su acelerada carrera. Desciendo del bus exactamente a las cinco cero cero y en las afueras del hospital Las Higueras una figura totémica e imperturbable me observa en todas mis evoluciones. Me aproximo al lugar donde se encuentra situado. Tras un apretón de manos, esboza un comentario acerca de mi puntualidad. Acto seguido, me invita a un recorrido por sus lares, dándose comienzo a esta venturosa entrevista.

Charlie1

Gentileza: Charlie Flowers

¿Cuáles son las metas y objetivos actuales del artista llamado Charlie Flowers?

Lo primero es sacar del estudio de grabación mi nuevo disco, que es mi séptimo álbum como solista, intitulado "San Vicente", un homenaje al puerto que desde antes del terremoto está abandonado a su suerte, pues toda su infraestructura patrimonial y su gente ha sido dejada de lado, algo que podemos observar que sucede en las poblaciones La Partal, Libertad y también en los cerros. Y sigue ahí, con todo el tema de la contaminación, aún cuando ha sido declarado puerto internacional, pero todo ese eslogan de modernidad y todas esas lucas, a la gente que vive en los sectores aledaños no les llega. Tomo ese nombre para realizar un disco muy universal, donde hay temas desde el fútbol, como en "La pelota no se mancha" que es el single adelantado, hasta "El retorno de las abejas", pasando por temáticas más conspiranoicas como el MK Ultra, que son tópicos que abordo en este disco, el cual lo estoy haciendo con el apoyo de bastantes amigos. Por otro lado, está la segunda parte del proyecto con Aboriginal que es la concreción de la película "La Historia de Chile", que es también nuestro segundo disco. La idea es seguir componiendo música con esta banda y también terminar otro disco, 27/F, que estoy grabando a la vez, el que está casi terminado, pero falta masterizarlo y grabar otro tema que se llama "Memorial". Este álbum es un proyecto conceptual. Al final iba a ser un sólo disco con "San Vicente", pero son puros temas que compuse poco después del terremoto y resultó una obra distinta. Ese disco va a ver la luz cuando sea necesario, ya que por ahora, quiero concentrarme en promocionar "San Vicente" y espero contar con la ayuda de unos amigos audiovisuales con los que he estado trabajando últimamente en la promoción de un mediometraje realizado por el cineasta Carlos Flores Delpino, llamado "Nueva hipótesis sobre Charlie Flowers", y que ya fue pre estrenado en Santiago en la Escuela de Cine. Además fue exhibido en la población La Victoria este pasado fin de semana.

¿Qué gatilla en ti ese tránsito del fútbol-barrio a la música?

Creo que fue la mentira que ofreció el mundo político. Esa cosa de la alegría ya viene y que se iba a transformar todo y las cosas no cambiaron en nada en nuestra ciudad, pues siguió la contaminación, las violaciones a los derechos humanos, las detenciones por sospecha, y yo como joven, me sentía oprimido y reprimido. Veía que Pinochet se reía de todo el mundo con afirmaciones tales como: "los muertos en Pisagua fueron un ahorro en tumbas". Todo eso coincidió con escuchar a bandas como Los Prisioneros, La Polla Récord u Ocho Bolas, más de la línea del punk. Todo eso me hizo pensar que esa hueá no iba conmigo, tenía que convertirme en vocero de toda una generación. Descubrí que la música que estaba haciendo era rap y que éste era parte de una cultura mayor, la cultura hip hop, un movimiento artístico con bastantes ramas, donde el rap era uno de sus vástagos más poderosos. Me di cuenta que estaba siendo un pionero en Chile y de ahí fui encontrándome en el camino con otra gente que hacía lo mismo en Santiago y luego comenzaron a aparecer nuevos grupos acá en Talcahuano principalmente, y muchos años después en Coronel, Lota y en Concepción.

¿Cuál ha sido la impronta, el hilo conductor que se ha mantenido durante el desarrollo de tu trayectoria, en tu catálogo musical y también en tus distintos proyectos paralelos que has llevado a cabo?

Ser vanguardistas. Nosotros fuimos vanguardistas (hablo de mis amigos de mi barrio y yo, aproximadamente desde enero de 1988 en adelante), haciendo hip hop por primera vez en Chile. Si bien es cierto, después conocimos a otra gente que hacia esta música en Santiago (De Kiruza, Panteras Negras), y de acá de Talcahuano y Lirquén, los Energi Boys y De La Basura respectivamente. Nosotros empezamos escuchando grupos gringos como Run-DMC, Public Enemy, Beastie Boys, L.L. Cool G, N.W.A., KRS ONEIce-T con su grupo Body Count entre otros, así como también a los franceses IAM. Sin embargo, nunca quisimos sonar a rap negro gringo, siempre buscamos una sonoridad propia, que también se basaba en nuestra falta de recursos y de sapiencia musical, ya que siempre fuimos autodidactas y no había tecnología para hacer samplers profesionales. Los equipos e instrumentos que poseíamos eran prácticamente juguetes para principiantes por el hecho de venir del barrio (aparte que a ninguno de nuestros viejos hasta ahora les importa un bledo el tema de que hagamos música). Teniendo todo eso en contra, además de la lucha por la subsistencia misma, siempre ha sido nuestra apuesta buscar una sonoridad propia. En algún momento la encontramos en aquello que más detestábamos, que era el tema de la contaminación sonora empresarial y nos introducimos en el sonido natural de la noche industrial chorera de los años '90, tan ajeno para la urbe penquista y tan poco atractiva para el sonido manchesteriano o grunge en boga de esos años en Concecity. En esa época, coqueteamos con el industrial, el gótico, el neobrutalismo y el noise minimal, con las bandas Estrellas de la Calle y Apátrida, para después agregar a ese rock experimental, el sonido etno/tribal de nuestros pueblos originarios, africanos, migrantes, mestizo y rural en el proyecto Aboriginal. Como solista, junto a mi hermano en esta aventura, DJ Rapha Sierra, que siempre me ha cooperado con samplers, denominé a esta forma propia de ver el rap como guanochorerostyle, para diferenciarnos del concierto universal de rimantes de la urbe. Lo bautizé apelando a nuestro gentilicio y al sonido corrosivo y áspero de las bases funky/rock/industriales/acid jazz/triphop, al jugar con el sampleo absoluto de todas las músicas que me gustan y creo que forman parte de este sincretismo que hemos cultivado junto a mis colegas de turno desde fines de los '80s. Incluso, tanto en proyectos alternativos electrónicos como Temple Virtual & Ultrelectronics,  como en un proyecto solista virtual orgánico que bauticé como Flowers Powers Antiwars. También he tratado de plasmar esta perspectiva musical en numerosos aportes colaborativos que he realizado con músicos como Ecosidio, VER, Izzi-X, Fernando Vásquez & Super Z Jackson Doggy Dog.

Charlie2

Gentileza: Charlie Flowers

La canción “Hijos del rigor” junto a Izzi-X ¿Es una suerte de declaración de principios que identifica la manera cómo has cimentado tu carrera artística?

¡Sí!, la canción es potentísima. Fue idea de Izzi, talvez el más cercano a mí en ideas sobre filosofía de transformación social y política que anuncia y denuncia el hip hop como música revolucionaria  de vida plena, y que aboga por el comunitarismo democrático y participativo dentro de comunidades vivas, potenciadas y defensoras de su entorno. La canción la escribimos a mi retorno de vivir en Santiago entre 2001 y 2002 y la grabamos en 2003 para mi disco “Puerto Herido” y para su  disco “No transar ni cagando". Consiste en un manifiesto  contra el pop comercial disfrazado en rimas y estilo hip hop. Creo que todo queda dicho en los versos que rapeamos:... “Y si vai a ocupar un lugar en el escenario, lo mejor es pa’ decir algo sensato, piénsalo bien antes de colgarte del microfón, que el hip hop es mucho más que lucir un poco 'e flow, artistas revolucionarios independientes, no contamos con más recursos que nuestra propia mente, pero lo importante es decir lo que se siente, cuando hablai con la verdad sentís el ánimo de tu gente”. Nuestro arte como cantores es por y para nuestra gente, aunque a veces no les guste lo que cantamos, puesto que uno no necesariamente tiene que hacer música para agradar, sino que para denunciar a los mostros (sic) explotadores, embaucadores y opresores y anunciar buenas nuevas para nuestro pueblo y madre tierra, sin que nos importe qué piensen los demás. En eso, Izzi-X y yo somos dos hards muthafuckers (sic) que no transaremos nunca. Igual tenemos en carpeta en algún momento, hacer un disco como dúo, pues ya tenemos entre 5 ó 6 canciones en que rapeamos juntos.

En tus letras podemos escuchar numerosas menciones a distintas luchas que la sociedad ha venido desarrollando contra los males de la sociedad moderna: cuestiones tales como la discriminación, la contaminación medioambiental, la violencia contra la mujer, desigualdad social y el aborto ¿Qué análisis podrías hacer del actual momento que vive el país?

El país vive sumido en el pandemóniun del neoliberalismo y la gente debe despertar y unirse comunitariamente generando un complot que afecte el bolsillo a los empresarios, para que a su vez éstos obliguen a la clase política, a sentarse a negociar una nueva constitución que garantice derechos sociales básicos inconculcables, al estilo de Canada, Australia y Nueva Zelandia, en la cual quede garantizada la salud, la educación, pensiones dignas, tierra y autonomía a nuestras etnias, etcétera, antes de que este sistema injusto  llegue a su colmo y la gente explote en locura, ahogada por las deudas y la desigualdad social. Eso se percibe hace rato y ya está pasando con algunos hechos de “recuperaciones”, robos masivos, al estilo de las favelas brasileñas en los 80’s y 90’s, cosa que estrenamos acá en nuestra provincia tras el 27/F. Con la paranoia de no tener bienes de consumo a mano, se saqueó todo. Es lo que denomino el colmo o la tole-tole del sistema neoliberal. Después de eso, es la profecía de Einstein, quien expresó alguna vez, al preguntársele por la amenaza nuclear:... “no sé como será la Tercera Guerra Mundial, pero la Cuarta Guerra Mundial estoy seguro que será con palos y piedras”. Al parecer, tras nuestro propio proceso de "Guerra Fría", de luchas sociales, de izquierdas, centros y derechas, el cual culminó con la dictadura de Pinochet y la aceptación por inducción y educación asumida e instrumentalizada de todos los políticos y habitantes de este país - incluso exportándolo a latinoamerica como el One Way Chilean Style of Life - esto se va a sacralizar más, puesto que Chile absorberá a muchos de los inmigrantes que el "Tío Sam" - con Trump a la cabeza - rechazará. Lo único que puedo decirle a mi pueblo, es que se una y complote como lo hicieron Gandhi, Luther King o nuestro Clotario Blest. Ese es el camino; tomando consciencia, participando y no dejando que “lxs liderez” (sic) arreglen las cosas. Si uno no se hace responsable y no sale de Babylon teniendo un cambio interior, seguiremos siendo esclavos. Como decía Bob Marley:...“pueblo mío sale de Babylon corta tus cadenas”. Yo seguiré haciendo música con contenido, aportando con dos nuevos tremendos discos como solista.

El primero está por salir del horno. Se llamará ”San Vicente 75 Revoluciones”. Es un disco con 14 tracks, inspirado en este olvidado puerto dejado de lado por la autoridad, pero con temáticas universales. Saldrá ojalá antes de Navidad (pa’ que lo regalen a su gente y lo pueden encargar en mis redes sociales a precio amigo). El otro será para más adelante. Consistirá en un disco conceptual intitulado “27/F”, que sé que nos moverá el piso por muchos años, pues aborda temáticas escritas en los días en que literalmente se nos movía el piso.

Tambien con Aboriginal, preparo material y estoy siempre pensando en nuevos temas para rimarle a mi pueblo esta poesía explícita en mi “Rap con olor a puerto”.

Charlie tras el vidrio

Gentileza: Charlie Flowers

¿Cuáles fueron los hechos concretos que personalmente te impactaron y orientaron tu lírica hacia la denuncia y la crítica social?

¡Fundamentalmente, la hipocresía de la sociedad! Bueno, de alguna manera la separación de mis papás también influyó en todo esto. Otra razón que me hizo dejar el fútbol por la música fue un desgarro en uno de mis brazos jugando al arco. Pero principalmente, todo este tema de la contaminación y también la triste postal de ver a muchos niños neopreneros en las calles de Talcahuano abandonados a su suerte en esa época, expuestos a los crudos inviernos, bajo una lluvia inclemente, pidiendo limosna, andrajosos, descalzos y con restos de neoprén adherido al rostro. Todo el discurso de la sociedad patriarcal cristiana - ya que en Talcahuano como en muchos otros lados está lleno de cristianos - se iba al bolsillo de perro. Y justamente, gobernando los demócratacristianos con Portus a la cabeza, seguía esta mierda, siendo que los únicos hijos de puta en este caso eran ellos y no estos niños que a temprana infancia fueron abandonados, resultado de padres alcohólicos, entre otros dramas. Muchos de esos niños han muerto. Hace pocos días me enteré de uno que actualmente andaba por los 37 años, quien nunca tuvo más oportunidades que la calle ¡Nunca en su vida tuvo otra oportunidad! Así es que no me vengan con eso de que hay oportunidades para todos, porque eso es una soberana mierda. Este chico murió en la calle; lo encontraron muerto en la calle que es donde siempre estuvo. Yo lo conocía porque mi familia de alguna manera trató de ayudarlo y él se lo pasaba en hogares de la fundación Niño y Patria. No tuvo más compañía que la calle, la droga, el alcohol y los perros. Ahora, desde la perspectiva cristiana, es un santo, porque el Cielo - como lo promete Jesucristo - es para los más pobres de entre los pobres.

Creo que el hip hop, como lo dije en el documental "Nueva hipótesis sobre Charlie Flowers", no es de nosotros. Yo, que soy de los pioneros del hip hop en Chile puedo afirmarlo: el hip hop ni siquiera es de los ghettos, es de los más pobres entre los más pobres, de la gente africana que vive en las aldeas de los mapuches. A todos ellos pertenece el hip hop y de ellos es la lucha que nosotros estamos dando.

Fuiste parte de organizaciones como la Agrupación de Músicos de Conce y la Asociación de Músicos de Talcahuano (AMUT), esta última, de la que fuiste incluso su presidente durante un período ¿Qué experiencias recogiste de esa labor dirigencial?

Fue una labor súper bonita y constructiva. Nosotros con la AMUT hicimos dos discos, también logramos generar un convenio con el Departamento de Jóvenes de Talcahuano, para poder presentar un proyecto Fondart en 1998, con el que se financió la instalación de un estudio de grabación que funciona hasta hoy y en el que han grabado más de mil artistas. No sólo de la comuna, sino que han venido de toda la región. Hasta de ciudades como Chillán y Cañete han venido a grabar acá. Se han lanzado dos discos históricos, uno en 1999 y el otro el 2005. Este último, un disco doble que se llamó "Cielo, música y truenos", que es un recital creado por mí y que se hacía todos los veranos. Se organizaron seis ediciones de este evento, en cinco de las cuales participé, y a la última, que la hicieron los que se quedaron en la AMUT, le dieron otro carácter más de productora de eventos, donde se perdió un poco el tema sindical y de amistad que se orientaba a generar cosas en ayuda de la comunidad e ir luchando por los derechos de los artistas. Siempre procuramos organizar tocatas donde a los músicos se les pagara y establecer esas confianzas con los dueños de los locales donde íbamos a tocar, porque eso es fundamental para que se respete la actividad artística.

Charlie_3

Gentileza: Charlie Flowers

Durante mucho tiempo se ha venido hablando de la importancia de constituir una escena musical alternativa en nuestra región, que incorpore a los artistas que vienen desde las bases sociales ¿Qué diagnóstico haces de este anhelo? ¿Ha logrado cristalizar? y ¿Cuál sería el acierto si se lograra rescatar el patrimonio de nuestros artistas locales?

Principalmente, para que se rescate el patrimonio de nuestros artistas locales, tiene que haber difusión y apoyo institucional y también organización de nuestra parte, porque si sólo esperamos a que nos apoyen desde el Estado, o andar ganando uno que otro "proyectito", o que la Intendencia y Corfo te digan como hay que hacer las cosas para tener alguna oportunidad de poder ir a tocar a otros lados, todo eso está muy bien, pero así como está configurado ahora el mundo, están las herramientas para hacer otro tipo de cosas, sólo sabiendo cómo organizarse. Por ejemplo, una organización local de músicos Death Metal podría comunicarse con otra organización de músicos Death Metal que se encuentre en los países nórdicos y podrían establecer convenios, mandarse discos e implementar un pequeño sello discográfico que involucre una promoción de ida y vuelta. Ahora, si a este proceso llega apoyo de parte del Estado, tanto mejor. Sin embargo, no nos quedemos esperando que el Estado haga las cosas por nosotros, porque en su defecto, les estaríamos pagando sus putas pegas con iniciativas que nacen desde lo más profundo de nuestras almas y de los talentos que tenemos y que ellos, de alguna manera tratan de muñequear. También falta el apoyo de los medios de comunicación, sobretodo de las radios. Yo estuve en la lucha como miembro de la SCD, la cual no surgió precisamente de la SCD, sino que de un movimiento llamado "Músicos en el nombre de Chile por la dignidad de la música nacional". Participé en marchas y en tocatas que se organizaron en Santiago, y todo eso fue incluido en el documental "La música es mi vida", que me hicieron. En esa ocasión, me entrevistaron para CNN, Megavisión y otros medios y siempre alegué que la ley estaba mal hecha, por ser centralista, pues apunta al 20% de la música, pero no establece una cláusula fija que indicara que en cada pueblo y en cada ciudad, se tocara en las radios de esos lugares a los artistas de su zona. Esa es la única forma de poder asegurar un genuino 20%, porque de otro modo, van a seguir tocando a los mismos de siempre, aquellos que manejan los productores de allá o los sellos o los mismos locos cercanos a las radios.

¿Cuál es el rol de la música, entendendiéndose ésta como la oportunidad para crear instancias de expresión política?

La música en sí es una expresión de la cultura y ésta se constituye a partir de lo que hablamos habitualmente. Si uno es un ser que posee una expresión que le permite opinar acerca de cualquier cosa, ya sea amor o hacer música con fines contemplativos, o justamente expresar aquello que estás sintiendo en tu alma, ya sea esos estados de luminosidad o de oscuridad. Si lo haces de manera honesta, es algo que va a tener que fluir espontáneamente, aunque tengas toda una dictadura oprimiéndote, eso va a explotar igual no más, sí o sí, porque la música es parte del Universo, es algo que está en el ADN de todo lo existente. Siento que los músicos somos canales de esa expresión. Cuesta entender eso para alguien que no está comprometido con el arte. Por ejemplo, el otro día estaba en la Escuela de Cine cuando se presentó el documental y había un joven que estaba estudiando esa carrera y me decía: "me encantó lo que vi ¿Cuánto habrán estudiado para hacer eso?". Y yo le respondí: "Es cuestión de expresar no más". Por lo tanto, si quieres hacer música, aunque no sepas hacer música, agarra una guitarra o lo que quieras y empieza a meter boche y exprésate..., ¡Ahí vas viendo! Y que no te interese si al otro le gusta o no. De eso se trata, de ser honesto.

Háblanos de tus distintos proyectos musicales ¿Cómo y porqué surgen y qué intentas plasmar en cada uno de ellos?

En el año 1988, cuando empezamos, no teníamos idea que estábamos haciendo música. Cuando decidimos bautizar el proyecto, al principio lo llamamos "Faction Destroy", que significa la pandilla destructiva. Ese nombre se le ocurrió a mi amigo MZ que era Mario Zapata. Luego incorporamos a Leonardo Inzunza que era un amigo del colegio, quien tenía un teclado y al que no le gustó el nombre del grupo, por lo cual nos rebautizamos como "Star Black", estrellas negras, porque éramos estrellas, pero nadie nos conocía y hacíamos música negra. Comenzamos a componer canciones y a Leonardo le encantó el disco "Corazones" de Los Prisioneros y quería que tuviéramos ese sonido. El resto queríamos sonar más rockeros. Después, mis compañeros de banda dejaron de tocar porque encontraron que la música era un camino difícil y con otro amigo de la infancia, Miguel Fuentes, decidimos formar un grupo. Conocimos a un Dj que venía del exilio, específicamente de Bélgica, llamado Hugo Tapia, y formamos "Estrellas de la Calle". Estrellas por los Star Black, y De la Calle, porque el Hugo quería formar un grupo con su primo que se iba a llamar "Los de la Calle". Entonces, se fusionaron ambos proyectos y también el nombre quedó como un homenaje a los vendedores y a los artistas callejeros. Con ese grupo estuvimos desde 1991 hasta 1998 y grabamos tres discos y también algunos video clips. Posteriormente, entre el '98 y el 2000 tuve un grupo que se llamó "Apátrida". De ahí en adelante hasta ahora, he sido Charlie Flowers como solista, pero el año 2003 formé la banda "Aboriginal", con Claudio Fonseca y mi primo, Chopan Adriazola, que también tocaba en Estrellas de la Calle. Con el tiempo, pasó harta gente y actualmente la agrupación está compuesta por Jaime Valenzuela, quien tocó en Machuca, en Valentina, y en varios otros grupos; además de "Pato" Yáñez e Ita Guerra, quienes completan el equipo, en bajo y percusión respectivamente. También el año 2008 trabajé con Dj Lacost, quien formaba parte de la banda "De la Basura", que también eran otros amigos que hacían rap a fines de los '80s y que eran de Lirquén. Éramos ellos y nosotros los que hacíamos rap en la zona y finalmente nos conocimos como el año '91 más o menos. Él siempre trabajó en esta cosa de hacer bases e hicimos un homenaje al rock chileno en formato electrónico. El proyecto quedó medio estancado. No sé si volveremos a hacer música. Actualmente estoy en otro proyecto de música electrónica con el Leo Cofré que es un músico de electrompe de Santiago y que es cuñado mío. El proyecto, llamado "Ultra Electronics", por el momento permanece stand by, aunque es posible que pronto suba material a través de soundcloud.

Con Aboriginal ya hemos grabado dos discos: "Perdón Ñuquemapu" el 2008 y "La Historia de Chile", donde la mitad del proyecto ya está terminado, que es el disco que grabamos entre el 2011 y el 2014. Y ahora se viene la película, que a lo mejor primero va a ser una tocata al estilo de "Alturas de Machu Picchu" de Los Jaivas o como el "Pompeya" de Pink Floyd, pero también existe un guión para hacer una película que será media espacial y que tiene que ver con lo que se canta, aunque va por otro lado.

Portada_San_Vicente

Gentileza: Charlie Flowers

Bueno Charlie..., tienes nuestro diario a tu disposición para dedicarle algunas palabras a nuestros lectores...

Primero quiero enviarle un mensaje a todos mis hermanos con los que he hecho música. A través de mí, la música que hemos hecho a lo largo de estos años sigue viva y espero el 2018, cuando cumpla 30 años de carrera profesional, hacer un disco compilatorio. También quiero invitar a algunos amigos a participar y escoger los mejores temas para poder rescatar parte de ese repertorio de los '90s que es más extremo en cuanto a la composición musical, y poder tocarlo en vivo.  Pretendo juntar gente con la que trabajé a lo largo de estos años, o si no, también existe la posibilidad de convocar a músicos nuevos. En este último tiempo he estado tocando con mi amigo "Salvita" Gidi, con quien se generó una amistad re buena. Él está como invitado en mi disco y esperamos que de esta colaboración mancomunada pueda salir algo bien interesante. También quiero decirle a la gente que tiene ganas de hacer música o cualquier tipo de arte, que aunque esté todo en su contra no se desalienten, sigan adelante y crean en ellos. Lo importante de la vida en general y de la música en particular, es la transformación, algo que menciono en mi nuevo disco que es la metanoia, un concepto griego que quiere decir justamente transformación, transfiguración, en fin, todas esas cosas bellas que están en los libros sagrados y en la naturaleza. Creo que la mayor revolución, si uno quiere cambiar la sociedad, es la que empieza por el cambio en uno mismo. Yo estoy en ese proceso; como diría Bob Marley: saliendo de Babylon, es decir, de varios malos hábitos que uno ha ido adquiriendo en la vida. Se trata de estar más lúcido en todo momento, de limpiarme de varias cosas, de buscar el equilibrio, superar todas las dualidades: bien/mal; frío/calor; para justamente estar en un estado más creativo, donde me sienta que estoy despegando. Además, se están generando oportunidades que espero más adelante, en otra entrevista - si es que se concretan -, poder anunciarlas a través de tu medio y poder llegar con mi mensaje a más personas. Creo que faltan espacios acá y esos es evidente. Para que esos espacios lleguen, tenemos que unirnos como artistas. Volviendo a lo dicho en una de las preguntas anteriores, "la unión hace la fuerza" y está súper excelente que existan asociaciones como el MIC (Red de Músicos Independientes de Concepción) y el MUBB (Músicos del Biobío) y que en todo Chile florezcan estos colectivos artísticos, similares a lo que hicimos en Talcahuano con la AMUT o con el colectivo "Arte Solidario", o lo que hicimos con el colectivo "Kellwyñ" (solidaridad en mapudungún), en apoyo a la gente que estaba contra la construcción de la represa Ralco. El tema de la acción social da para otra entrevista.

Voy a hacer música hasta que me muera. Con mis amigos de la banda he conversado que tanto la música como el arte en Chile, desde mucho antes de la Violeta Parra o del mismo Vicente Bianchi - por nombrarte a algunos grandes maestros de la música -, hasta gente que pueda ser más anónima como yo, hemos estado luchando por algo que va más allá del éxito que podamos llegar a tener temporalmente. Se trata que el día de mañana - ojalá antes de que termine este siglo - cualquier joven pueda decir: "voy a estudiar música" o "voy a estudiar teatro" o "voy a estudiar arte", y que sus papás digan:..."¡Oh! ¡Qué bueno!" y aplaudan tal decisión. Que no digan algo como "¡Chuta! No es lo que queremos para tí", para que después exista gente que, siendo médicos, abogados o ingenieros digan:..."a mí me gustaba pintar", y cosas así. Creo que de eso se trata. Estamos trabajando para que se dignifique el arte; tal vez conscientemente como lo hago yo o inconscientemente como sucede con muchos otros, para que esta cuestión sea mejor en el futuro. Esto va avanzando porque es parte de un proceso. Quiero que los que lean esto se den cuenta que cuando empecé en la música no existía la tecnología para hacer música. Estábamos en dictadura, por lo tanto no estaban dadas las condiciones para dedicarse a esto. No habían instrumentos para tocar, no sabíamos con quién ir a hablar, no habían escenarios donde presentarse. Por eso empezamos tocando en una parroquia. Eran los espacios que teníamos los músicos y que se agradecen hasta el día de hoy, porque eran los lugares donde no iban a reprimir. De alguna manera les metimos un gol a los represores, ya que, por ejemplo, ellos se podían dirigir a las peñas que organizaba el Partido Comunista pasando por alto eventos que se realizaban en parroquias, en gimnasios de la Digeder en aquellos tiempos, o en las mismas universidades, donde acudían todos los rockeros, metaleros y punkies. Esos eran nuestros ambientes para tocar y fue un gol de taco que le pasamos a la repre, la cual no supo ver que a la vuelta de la esquina podía haber una tocata metalera donde un grupo de cabros estaba dejando la cagá. El tema de la violencia en los conciertos da para otra entrevista y fue un fenómeno que se dio en todo Chile y quedó registrado en el documental "Ruidos Molestos" que habla de los sucedido en recitales underground de la Quinta región.

Lo último que quisiera agregar es que basta ya de mirarse el ombligo colegas de la música y a trabajar más en ella, sobre todo los que están en la vitrina del pop, porque hay música independiente honesta de buena cepa que no está clonando estilos y que trabaja piola sin padrinos y sin medios de comunicacion que les estén dando golpecitos en la espalda. Ellos no tienen cabida en los medios y de ahí mi tema al que invité a Salvita Gidi, "Música Chilena", incluido en mi disco "San Vicente". También quiero hacer un emplazamiento directo a radios como la Biobío:...en Santiago sí tocan harta musica nacional ¿Por qué acá en Conce no? O si no, que toquen a las bandas de acá en Santiago pero que nos toquen. Ellos tienen toda mi música y no dan cabida en sus pautas programáticas a musicos locales. Deberían cambiar esa forma tan estrecha de ver lo que la gente quiere. Yo peleé por el 20% de la música nacional en las radios y exijo que se toque a artistas locales y por supuesto reclamo un espacio para mostrar mi música y la que hago con mis camaradas de Aboriginal. DCC

Aboriginal

Banda Aboriginal (Gentileza: Charlie Flowers)

Para escuchar música de este artista entrar a https://soundcloud.com/charlie-flowers-hip-hop/la-pelota-no-se-mancha.