Buscar
11:36h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

CARLA CISTERNA CARLSSON, SANADORA PRÁNICA

Cultivar el amor en todos los planos sería el fin de todos los males que nos afectan como sociedad

Constructor civil de profesión, magíster en diseño y construcción sustentable, no obstante, desde muy joven decide poner sus manifiestos dones de clarividencia al servicio de la sanación

Nuestra entrevistada, Carla Cisterna Carlsson
Nuestra entrevistada, Carla Cisterna Carlsson

Estamos asistiendo a una era en la que diversos elementos de las culturas de Oriente son sometidos a examen a través de la rigurosa lente del método científico de Occidente y, una vez que estos nuevos conocimientos son comprensivamente sistematizados, con posterioridad, deviene un natural proceso de asimilación, amalgama y complementariedad entre ambas concepciones. Esto atañe también a los dominios del campo médico, donde en las últimas décadas, se ha venido asentando la convicción que la salud humana no está restringida solamente al ámbito corporal y somático del ser. Paralelamente, el desarrollo de la física cuántica, ha permitido alcanzar una mayor comprensión de los fenómenos ocurridos a nivel subatómico, donde las leyes tradicionales de la física newtoniana no aplican de la misma forma que en el diario vivir. Tales avances, han logrado despejar el manto de oscurantismo y superstición en torno a sucesos calificados de inexplicables desde la concepción racionalista, a los que la imaginería popular les otorgaba el carácter de mágicos o milagrosos. Estamos logrando entender que somos algo más que un cuerpo; somos energía, cuya fuente nos conecta con el origen mismo de nuestro legado cósmico.

Para introducirnos en el mundo de la Sanación Pránica, tenemos que remontarnos a la antigua China, donde esta terapia complementaria a la salud tiene sus raíces. Básicamente, se trata de una práctica simple y eficaz que todos podemos aprender. Consiste en la creencia que nuestras manos encierran un poder extraordinario y, si aprendemos a despertarlo y potenciarlo, este poder se manifiesta en forma de energía. Desde este punto de vista, los problemas físicos, emocionales o mentales, se manifiestan como alteraciones del cuerpo energético. La Sanación Pránica puede corregir estos desequilibrios mediante un diagnóstico energético, eliminando la energía congestionada y proyectando una renovada energía vital.

Para conocer más detalles de esta milenaria práctica, Diario ConCiencia conversó con la sanadora Pránica, maestra Reiki, maestra en Registros Akáshicos, gemoterapeuta, sanadora angelical y estudiante de Kabbalah, Carla Cisterna Carlsson.

Carla, muchas gracias por darnos este tiempo... ¿Qué entendemos por sanadora pránica?, si nos pudieras aclarar un poco más en qué consiste este concepto...

Prana es una palabra sánscrita que significa energía universal. Es lo mismo que el chi, el ki, el ruah o el newen para los mapuches; es la energía universal. De ahí vienen los términos derivados como reiki, tai chi, chi kung o el ruah para los judíos, que es el aliento de vida. Por lo tanto, el prana es la energía universal o la energía vital que tenemos en nuestro Universo. Hay distintos tipos de prana, pues tenemos el prana del Sol o energía solar, el prana del aire y el prana de la tierra. Además tenemos el prana de la sanación divina, que también es un tipo de energía.

Todo está muy relacionado con los elementos de la naturaleza...

¡Así es!

cristaloterapia-1

Gemoterapia.

 

¿Qué son las terapias complementarias, como el caso de la sanación pránica?

Son un complemento a la salud. Cabe recordar que la sanación, desde el enfoque de la medicina tradicional, abarca sólo el cuerpo físico, pero deja de lado un montón de otros cuerpos: energético, emocional, espiritual, álmico, búdico, etcétera. Hay un montón de otros cuerpitos (risas).

¿Qué cosas has aprendido a partir de la experiencia de convertirte en sanadora pránica? ¿Qué cosas han cambiado en el antes y el después del momento en que esta vocación comienza a manifestarse en ti?

Con la sanación pránica partí desde el 2012-2013, pero antes de eso ya estaba metida en otro tipo de terapias complementarias como reiki, registros akáshicos y gemoterapia. A medida que vas conociendo distintas terapias complementarias a la salud, quieres ir aprendiendo más. Y llegué a la sanación pránica por un amigo, quien me llevó a un retiro donde se hicieron meditaciones y sanaciones. Fue cuando me dije: "quiero aprender esto". Ahí partí con el curso básico, donde te enseñan a sentir la energía, a sentir tu cuerpo y tu aura. Posteriormente viene el curso avanzado, en el que te enseñan a trabajar con pranas de color, donde las terapias son más focalizadas, más puntualizadas y más rápidas también. De ahí viene el curso de psicoterapia pránica, donde ya trabajas a otros niveles, con elementales y vas viendo otras cosillas. En síntesis, en la medida que avanzas en estos cursos, vas aprendiendo un montón de cosas nuevas y te vas abriendo a otros planos, a otros niveles de conciencia. No me gusta emplear el término "planos paralelos", pero para que se comprenda mejor podría ilustrarse así.

Mencionaste los Registros Akáshicos... ¿Podrías definirnos brevemente qué son los Registros Akáshicos?

Haciendo una analogía con la informática, son el disco duro desde el inicio de tu alma. Son todos tus recuerdos y todas tus vivencias. Todo lo que traes al nacer, ya está en tus Registros Akáshicos. Es la memoria de tu alma desde su comienzo.

¿En qué consisten las terapias que aplicas a tus pacientes?

Eso es algo muy puntual, pues muchos de mis pacientes ya conocen mis distintos tipos de terapias. Es cuando me dicen: "sabes, necesito reiki o sanación pránica o registros akáshicos". Ahora, cuando viene una persona por primera vez, que no tiene idea en qué consiste todo esto o qué terapia hacer o cuál terapia seguir, generalmente hago una evaluación, que consiste en una entrevista donde le pregunto cuáles son sus intenciones o por qué vino a someterse a una terapia complementaria a la salud. A partir de lo que pueda extraer de sus respuestas, determino qué es lo que quiere sanar, si es una emoción o es un daño físico o es una enfermedad psiquiátrica, procurando sanar en forma energética esas enfermedades. Ahí recién puedo ver, caso a caso, qué es lo que se debe hacer. En la sanación pránica, trabajamos tanto a nivel físico como psicológico, incluyendo las emociones. Para mí esta terapia es la más integral, lo cual no quiere decir que el resto no sean tan eficaces o que definitivamente no sirvan. Personalmente, la sanación pránica es lo que me ha dado mejores resultados en comparación a las otras.

hermandadblanca_org_bola-de-luz-en-las-manos

En la sanación pránica es importante el tratamiento tanto a nivel físico como psicológico.

 

¿Podría considerarse la más completa dentro del abanico de terapias que practicas entonces?

No diría que es la más completa, más bien es aquella donde los resultados se pueden apreciar más rápidamente en relación a las otras.

¿Has tenido algún paciente que haya experimentado una experiencia cercana a la muerte (ECM) y cuya recuperación pudiera calificarse como algo extraordinario?

He tenido el privilegio de sentir la alegría de muchas personas que después de mucho tiempo se encuentran conmigo y me agradecen lo que hice por ellos, en circunstancias en que llegué a pensar que no habían seguido las terapias o éstas no habían surtido efecto en ellos. Me he encontrado con varias personas que me han dicho: "Carla, si no me hubiera atendido contigo no estaría tan bien como estoy ahora".

¿Cuál es el caso o situación más extrema que te ha tocado atender?

Tengo dos hijas y en un campamento deportivo en el que participaron, un compañerito se estaba ahogando en una de las piscinas. Mientras los profesores de educación física, que estaban a cargo del grupo de natación, lo sacaron y lo intentaban reanimar, por mi parte - ya que siempre ando trayendo en mi cartera mi "botiquín pránico", donde porto mis cristales, mis péndulos y mi alcohol de aromaterapia - tuve que realizar una invocación y una sanación rápidamente, pues el niño no reaccionaba.

A pesar de todos los primeros auxilios que le estaban practicando...

¡Sí! El niño se nos estaba muriendo. Me tocó invocar muy intensamente a sus maestros espirituales, a sus ángeles y a Dios-Diosa Fuente Universal... ¡Fue algo muy potente! Me olvidé de mis hijas y después que pasó todo, cuando llegó la ambulancia y al niño lo estabilizaron, muchos papás se acercaron y me preguntaban qué estaba haciendo. Luego de explicarlo, me daban las gracias por mi ayuda. Fueron muy emotivos esos agradecimientos, ya que en esos momentos no pensé en nada, sólo sentí que tenía que hacerlo. Había que brindar ayuda al niño y a su madre perentoriamente.

experiencia-cercana-a-la-muerte

En muchos casos de experiencias cercanas a la muerte, los relatos de los testigos coinciden en afirmar haber transitado por un túnel que los conduce hacia una luz muy brillante.

 

De alguna manera fuiste el enlace, el nexo...

Digamos que fui el vínculo espiritual. Eso es lo más impactante que me ha pasado. También me ha tocado ir en ayuda de varios enfermos en hospitales. Cuando se hace sanación grupal, ya que en esos lugares es difícil hacer sanaciones personalizadas, que esos pacientes tengan contigo una conexión espiritual, que se sientan mejor y que en esos momentos te den las gracias por ello, ya es algo maravilloso.

Cuando hablas de las dificultades para realizar sanaciones individuales en un hospital ¿Lo dices por el número de pacientes que hay o te refieres al ambiente de angustia, dolor, tensión y enfermedad, presente en un recinto como este?

Los hospitales, así como los cementerios o todo lugar no aseado energéticamente de forma constante, son ambientes enfermos. Son lugares contaminados energéticamente. Por lo tanto, siempre hay que estar limpiándolos. En ambientes como esos cuesta mucho realizar una sanación puntual. Se pueden hacer sanaciones a nivel individual, pero tardarán más tiempo en realizarse, básicamente por la necesidad de llevar a cabo una limpieza energética previa y una posterior energización del lugar.

Carla, desde la perspectiva del saber o el don que posees ¿Cuál es el mayor de los males presente en nuestra sociedad y cuál es la manera de combatirlo?

El desamor, también la pérdida de conciencia, el tema de no ayudar, la ausencia de solidaridad con el otro. Creo que habiendo más amor en todos los planos, ya que no sólo hablo del amor de pareja sino del amor como fuente universal, sería el fin de todos los males. Y no hablo de divinidad ni de religión, sino que de ese amor que debiera estar presente en cada uno de nosotros, pero se nos olvida por los egoísmos, por el materialismo y por el consumismo. Eso no significa que uno deje de disfrutar del vivir. Uno también puede aspirar a tener cosas, pero sin irse a los extremos, siempre hay que mantener los equilibrios. Uno igual tiene que comer, vestirse, hacer una vida normal. Lo que no debes hacer es creer que porque tienes más dinero, te creas con el derecho de ponerle el pie encima a los demás.

Ni tampoco convertirte en un anacoreta que se retira a hacer una vida contemplativa en las montañas...

No es necesario.

Explícanos el proceso donde cada uno de nosotros puede convertirse en un sanador o en su propio sanador...

Todos podemos aprender terapias complementarias a la salud, siempre y cuando sepas leer y escribir, tengas tus facultades físicas y mentales funcionando dentro de los límites normales.

Fizichesko-Svetlinno-Tqlo

El ser humano se compone de muchos cuerpos, más allá del componente biológico que todos vemos.

 

Esto no es sólo cosa de "iluminados" y todo eso...

¡No! Todos tenemos el poder de aprender y la capacidad para sanar. En algunos está más desarrollado que en otros, pero también es un asunto de práctica. Si quieres aprender sanación pránica lo puedes hacer, pero los resultados manifiestos te los da la práctica ¿Y en qué consiste la práctica? En seguir sanando a distinta gente, seguir haciendo servicios. Cuando hablo de servicios me refiero a ayudar a la gente haciendo sanaciones en forma gratuita, dar meditaciones, ir a ayudar a personas enfermas en centros de salud o en hospitales. A medida que continúas haciendo estos servicios, más se amplían tus facultades o más se te van abriendo canales para transformarte en un mejor canalizador de energía y así poder ayudar al resto.

Lo que acabas de decir me recuerda un poco algunas enseñanzas contenidas en los Evangelios, donde se destaca la grandeza en el servicio a los demás...

Dar es recibir y dar sin esperar nada a cambio. Y creo que si eso nace del corazón, se transforma en algo tremendamente potente y sublime.

¿Qué debemos procurar hacer para tener una vida más plena, feliz y saludable?

El tomar conciencia. Primero que nada es uno, ya que si uno no está feliz no hay nadie feliz al lado tuyo. Todo lo que miramos alrededor son nuestros espejos. Si yo veo amor es porque tengo amor dentro de mí, si veo violencia alrededor mío, es porque también hay violencia que no está sanada dentro de mí. La recomendación es que cada uno de nosotros día a día, aunque nos cueste, tome conciencia y aprenda a dar gracias por estar con vida. En el aspecto físico, se recomienda alimentarse bien, tener una vida apropiada. No se trata de ser monje, pero hay tiempo para todo. Busca tu propio equilibrio. Si quieres tomar una cerveza, tómatela; si quieres fumar, fuma. Tampoco les digo que sean vegetarianos. Una vez más recalco: mantengan su equilibrio. Hay tiempo para trabajar, tiempo para divertirse, tiempo para estudiar. ¡Ese es mi consejo! Que cada uno mantenga sus propios equilibrios sin dañar al resto.

Por último, un clásico en nuestro medio que consiste en decir algunas palabras al cierre ¿Tienes algún mensaje que quisieras entregarle a nuestros lectores para finalizar esta entrevista?

Los invito a que tomen en cuenta que no solamente tenemos un cuerpo físico. Así como lavamos este cuerpo físico, nos cepillamos los dientes diariamente en este cuerpo físico, alimentamos e hidratamos este cuerpo físico, también tenemos un cuerpo bioenergético, al cual hay que cuidarlo, porque ambos cuerpos están interrelacionados. Por lo tanto, si se enferma uno se enfermará el otro; si se sana uno se sanará el otro. Entonces, para mantener limpio ese cuerpo bionenergético, recomiendo baños de agua y sal, hacer ejercicios de respiración y hacer más ejercicio físico, porque así mantendrán el equilibrio en sus cuerpos. A fin de cuentas, tomar conciencia que no sólo somos un cuerpo físico, sino que también poseemos un cuerpo energético que debemos cuidar. DCC