Buscar
16:41h. Sábado, 15 de Diciembre de 2018

SEñERA FIGURA DEL ATLETISMO NACIONAL DE TODOS LOS TIEMPOS, EL HOY DESTACADO ENTRENADOR JORGE GROSSER CASTILLO, ANALIZA EL MOMENTO ACTUAL DEL DEPORTE OLíMPICO CHILENO

Siempre he considerado al deporte un arte más que una ciencia

Jorge Grosser

Premiado por el Círculo de Periodistas Deportivos de Chile como el Mejor Deportista Antiguo en 2013, el insigne valor del atletismo chileno, responsable de poblar de preseas los anaqueles del medallero de nuestro país, tiene además a su haber el crédito de haber sido quien descubrió a destacados talentos deportivos, en una larga lista donde desfilan nombres como el de Edmundo Warnke, Omar Aguilar, y figuras más contemporáneas como Isidora Jiménez y Víctor Aravena

Para muchos entendidos en atletismo, el nombre de Jorge Grosser Castillo, está asociado a una larga historia de epopeyas en el recortán y a una gran tradición formativa, en torno a la cual, la experiencia de años vinculados al deporte, le ha permitido desarrollar una visión especializada y certera, traducida en numerosos aciertos que se suman a su nutrido currículum en lo que a descubrir nuevos talentos para el deporte de pista se refiere. Por algo se ha ganado el apodo de "el maestro" como muchos aluden a él. Destaca la impronta deportiva que posee la región del Bío Bío, que la ha situado en un lugar de privilegio en el medallero nacional. No obstante, advierte, si los dirigentes y autoridades sólo se conforman con eso y no se esfuerzan por materializar sus promesas en materia de fomento e implementación de políticas deportivas, la zona se irá quedando atrás. Reconoce, no obstante,  el acierto de programas como los PER (Programas de Entrenamiento Regional), impulsados por el Instituto Nacional del Deporte, que están resultando fundamentales en la labor formativa, aunque, enfatiza, aún quedan muchas tareas por hacer para posicionar a la región en el sitial deportivo que su capital humano se merece. Destaca el rol social del deporte, donde aclara que, la mayoría de las veces, se logran forjar grandes amistades con el tiempo una vez fuera de las pistas de recortán, como la que aún mantiene con su antaño dirigido, Edmundo Warnke. Porteño de nacimiento y corazón, penquista por adopción y ciudadano del mundo, a través de esta entrevista, nos entrega numerosos detalles concernientes a una larga trayectoria ligada al atletismo desde múltiples facetas que el destino le ha conferido desempeñar durante este extenso y comprometido viaje junto al deporte, el cual se ilustra con una frase acuñada por el mismo e inscrita en la memoria del tiempo: "Al atletismo le he entregado pasión y me ha entregado todo en la vida. Me casé gracias al atletismo, hice mi familia gracias al atletismo. Vivo por y para el atletismo. Mi recuerdo más grande es cuando salimos campeones sudamericanos en Quito el '69 y yo, con tres medallas de oro" (Revista del Atletismo Nacional).

DCC.  Don Jorge. Háblenos de sus inicios en el atletismo

R. Esta historia se inicia hace mucho tiempo. Si sacamos la cuenta, yo empecé a fines del año '63 y principios del año '64 en Valparaíso, porque soy de esa zona. Ahí comencé en el atletismo cuando tenía 18 años, quizás no fue la edad ideal, pero ya había hecho bastante actividad deportiva previamente. En el colegio ya practicaba este deporte, pero fue a esa edad - 18 años - cuando comencé a dedicarme de manera más constante y sistemática a la preparación con miras a la alta competencia.

DCC. Casi toda una vida ligado a este deporte

R. Prácticamente cincuenta años, de los cuales diez fueron como atleta y cuarenta como entrenador.

DCC. ¿Cuáles son las etapas en las que se podría dividir su carrera deportiva?

R. Bueno, en mi primera etapa donde fui atleta, tuve bastantes éxitos deportivos. Mi carrera la desarrollé mayoritariamente en el exterior, pues estuve entrenando en países como Alemania, España, México, Estados Unidos, entre otros. Luego, de vuelta en el país, comencé a entrenar primeramente en Valparaíso, después estuve cuatro años acá en Concepción desde el '76 hasta fines del '79, ligado al club del mineral Lota Schwager, que en ese tiempo era muy competitivo. Posteriormente retorné a Valparaíso y de ahí estuve diez años en Santiago como entrenador. Después, volví a Concepción para dedicarme por espacio de diez años a otras actividades no vinculadas con el atletismo, hasta que en 1999 me integré como entrenador en este proyecto en el que participo actualmente, que son los centros deportivos que empezaron como un plan piloto en la ciudad de Temuco.

DCC. ¿Qué deportistas han estado a su cargo?

R. He tenido a varios, muchos de ellos atletas olímpicos. De los más conocidos, luego del caso mío, estuvieron Edmundo Warnke, Omar Aguilar, Roberto Echeverría, que han sido atletas de alta competencia. He preparado alrededor de 18 plusmarcas chilenos, entre ellos puedo nombrar a Flavia Villar en 100 mts, Juan Meza, Jaime Valenzuela, todos ellos récord chilenos. Entre los más recientes está el caso de Isidora Jiménez. También he entrenado a Víctor Aravena. En general, creo que han pasado casi todos por mis manos.

Aravena_Jiménez

DCC. ¿Cuál es la característica distintiva que revela estar frente a un futuro talento del atletismo?

R. Siempre he considerado al deporte un arte más que una ciencia. Por lo tanto, cuando observo a un atleta incipiente, me fijo más bien en sus desplazamientos, concibiéndolo como un ser perteneciente al reino animal más que como una persona. Luego de estudiar su desplazamiento, analizo su agresividad y otro tipo de rasgos psicológicos, pero la clave está en el desplazamiento. La experiencia de tantos años como entrenador, me permite mirar el desplazamiento de una persona y saber de antemano si realmente tiene o no condiciones para este deporte. Después vienen los análisis científicos y biomecánicos, si pisa aquí o si pisa allá, si tiene un "braceo" determinado, etc.

DCC. ¿Cuáles han sido los principales cambios que han experimentado las metodologías para preparar a un deportista de alto rendimiento?

R. El apoyo científico. Antes la preparación se hacía a través de ensayo, acierto y error, pero ahora, mediante la ciencia, se aplican técnicas que contribuyen a disminuir el porcentaje de equivocaciones en la preparación de un deportista. Sin embargo, los métodos no han cambiado tanto. Los procedimientos de antaño eran más empíricos, pero bastante acertados. Si reflexionamos al respecto, no existe ningún sistema de entrenamiento que se haya hecho en laboratorio. Se aplican de forma práctica y la mayoría de las veces, se elaboran conclusiones a partir de los triunfos y de los resultados positivos que se han obtenido, pero nunca se estudia el porqué del fracaso. O sea, los sistemas de entrenamiento que han fallado nunca más se vuelven a estudiar. Las cosas normalmente se han hecho así. Otro factor importante es investigar las variables que influyen en el éxito de determinados tipos de atletas. Por ejemplo, porqué los africanos corren tan rápido y siempre están tan arriba en las competencias; entonces, debiera surgir alguna iniciativa orientada al estudio de las condiciones que favorecen el buen desempeño de estos deportistas.

DCC. Cuéntenos cómo llego a descubrir a figuras del atletismo nacional como Isidora Jiménez y Víctor Aravena?

R. La casuística tiene un porcentaje alto en todo esto. Un atleta con esas condiciones es uno entre mil, por tanto, el acierto de encontrar un deportista con esas aptitudes es un crédito a la experiencia. Por algo llevo cincuenta años en el atletismo. Durante mi trayectoria como entrenador he tenido unos veinte deportistas de ese nivel, no todos consolidaron su carrera deportiva, pero tenían las condiciones. Muchas veces los mejores no llegan al éxito por diferentes razones: a algunos no les gusta el sacrificio asociado a la práctica del deporte, otros prefieren los estudios, en otros caso no se dan las posibilidades, pero normalmente los que no siguen en esto es porque simplemente no les agrada, pues andan en busca de otros objetivos en la vida. El deporte también es algo social y si a Ud. no le gusta el grupo con el que comparte actividades va a dejar de participar en él.

DCC. ¿En qué nivel se encuentra el atletismo regional? ¿Qué cosas se están haciendo bien y qué falta por hacer?

R. Concepción, posee un plus de  mucho tiempo. Por lo tanto, a los deportistas de esta zona les ha ido bien en competencias como los Juegos de la Araucanía, por ejemplo. Sin embargo, si establecemos una comparación entre la región del Bío Bío y el resto del país, podemos ver que  en la realidad no se dispone de todos los medios necesarios para la preparación de deportistas de alto nivel. No tenemos un Centro Regional de Alto Rendimiento, no contamos con una pista atlética, ya que la que utilizamos ahora es propiedad de particulares. Hace dos o tres años que no nos proporcionan una pista para los entrenamientos. A la larga esta situación va a causar un retroceso. Además, todos los recintos donde se podía realizar la práctica deportiva se perdieron. Es el caso del estadio Atlético Militar que ya no se puede usar, el Estadio Ester Roa Rebolledo que pertenece a la municipalidad, la pista está ahí igual que siempre, pero no se puede ocupar, entonces, la verdad no entiendo qué sucede. Lamentablemente el atletismo no es como el fútbol que se puede practicar en cualquier tipo de cancha. El caso del atletismo no es así y la pista del estadio municipal es la única que reúne las condiciones para la práctica del deporte, pero aparte de ésta, en Concepción no se cuenta con ninguna otra pista atlética. Me comentaba la gente de Coronel, que además es una gran sede del atletismo, que el estadio también está cerrado porque están instalando un cerco. Entonces, definitivamente, no hay recintos. Por otro lado, hay que considerar que si no se fomenta el desarrollo del atletismo, si no se cumple con compromisos como el de implementar el Centro Regional de Alto Rendimiento, a Concepción lo van a pasar por arriba y nos vamos a ir quedando atrás. Es difícil trabajar en estas condiciones, pero existe el capital humano para alcanzar los objetivos. Ahora, las autoridades han anunciado que se va a construir el Centro Deportivo Regional, esperemos que esta idea se concrete.

DCC. ¿Qué diferencia existe entre la actual práctica deportiva y el deporte del ayer?

R. Básicamente en las ayudas. Antes eran más indirectas, ahora son más directas porque hay más plata. Cuando fui a Alemania por una beca de intercambio de deportistas, que no creo que la tengan ahora, estuve con el rango de deportista alemán y a lo único que teníamos que dedicarnos era a entrenar y eso se perdió debido a la posterior contingencia político-social en nuestro país. Ahí se produjo un desfase de Chile con el deporte a nivel mundial y Alemania, por su parte, destinó todos esos recursos para el fomento deportivo de África, aportes que no volvieron más a Sudamérica ni a Chile.

Atleta Jorge Grosser

DCC. Alguna anécdota o historia que quisiera compartir o alguna epopeya deportiva que haya quedado grabada en su memoria

R. Historias hay muchas. Hay una anécdota de la última vez que Chile salió campeón sudamericano de atletismo por equipos en el campeonato de Quito en 1969. Hasta esa época nuestro país peleaba mano a mano con los grandes del atletismo sudamericano. Nos juntamos un equipo de cinco atletas que habíamos vivido en Alemania, donde habían dos damas y tres varones, entre los cuales estaba Iván Moreno, un gran velocista chileno, tal vez el mejor de todos los tiempos y Santiago Gordon. Yo nunca había corrido 3 mil con obstáculos y estábamos en Quito a 2.850 metros de altura y tenía que competir, en lo posible salir tercero o cuarto, porque para poder ganar como equipo teníamos que hacer 141 puntos, y para ello tenía que lograr al menos cualquiera de esas dos ubicaciones. El asunto es que corrí esa carrera por primera vez y la gané, pero como estábamos en la altura termino la carrera y de lo último que me acuerdo es que me desmayo e Iván Moreno, quien justo en ese momento estaba compitiendo en el salto largo, me sujeta y me dice ¡somos campeones! Hasta ahí llegué, porque después desperté en una sala de recuperación que teníamos.

DCC. Le pasó la cuenta la altura

R. Claro. Después cuando desperté no sabía si era realidad o si lo había soñado. Esa es una de las historias que siempre recuerdo.

DCC. ¿Qué significó para Ud. haber recibido el reconocimiento de parte del Círculo de Periodistas Deportivos como uno de los mejores deportistas nacionales de todos los tiempos?

R. Haber recibido este reconocimiento a mi edad constituyó una gran satisfacción. Lo considero un honor y un premio a los años de esfuerzo como deportista, entrenador, dirigente y formador. Lo importante es haber sido testigo presente en este homenaje.

DCC. ¿Cómo ve las posibilidades de los atletas regionales de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016?

R. Está difícil. Los campeonatos a nivel mundial siempre han sido muy exigentes. Yo competí a ese nivel y por eso puedo decirlo, pero hay posibilidades de que se consigan algunas preseas. Una de ellas podría obtenerla Isidora (Jiménez), el otro que puede lograrla también es Daniel Pineda en salto largo. Está Cristian Reyes quien está mejorándose de su cáncer, a quien felicito además porque ha tenido la entereza de salir adelante, primero en lo personal y ahora en la parte deportiva. Luego, tenemos el caso de Víctor Aravena, de quien yo creo que ésta es su gran posibilidad, pues ya va a cumplir 26 años y él tiene que andar bien. Ésta es su oportunidad y tiene que concentrarse bien en lo que va a hacer.

DCC. Y además por las carencias que tiene la región en materia de preparación deportiva

R. Claro. Aquí es complicado entrenar. Ellos no podrían entrenar para una olimpiada. Primero tendrían que irse a Santiago y luego afuera donde pudieran prepararse a un nivel más competitivo. En una primera etapa se puede entrenar en Chile, pero el siguiente paso es la alta competencia y para eso hay que irse afuera donde el nivel de los rivales es superior y esa mayor exigencia obliga a esforzarse a fondo. El deporte de alto nivel es lo que marca la diferencia entre una persona y otra. DCC